CHILPANCINGO, Gro., 28 de agosto de 2019.- Desplazados de Leonardo Bravo y Zitlala llamaron a los gobiernos federal y estatal, así como al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, a resolver el problema de inseguridad en esos municipios para que más de 84 familias puedan regresar a sus casas, luego de nueve meses de haber huido ante la presencia de grupos del crimen organizado.

En conferencia de prensa en Chilpancingo, el representante del Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, Manuel Olivares Hernández, dijo que la propuesta del gobierno federal de dialogar con grupos de autodefensa representó una esperanza para los desplazados, pero esta murió cuando se informó que se había cancelado.

La representante de las familias desplazadas de Los Morros, comunidad de Leonardo Bravo, pidió al gobierno federal que los incluya en su estrategia, que se garantice su regreso a sus lugares de origen, se reparen los daños, se instalen perímetros de vigilancia de la Guardia Nacional y se garantice la seguridad en la Sierra de Guerrero.

Manuel Olivares exigió al secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, que atienda la solicitud que le enviaron desde el 16 de agosto y les explique la propuesta del gobierno para las familias desplazadas.

En la conferencia, realizada en las instalaciones de la Red Guerrerense de Derechos Humanos, también estuvieron familias desplazadas de Tlaltempanapa, localidad de Zitlala, quienes también pidieron seguridad de la Guardia Nacional y no de grupos comunitarios.

Además se acusó al gobierno de Leonardo Bravo, encabezado por el alcalde Ismael Cástulo, de no tomarlos en cuenta para la reunión que supuestamente se efectuó el martes en Chichihualco con representantes de la Guardia Nacional.