PETATLÁN, Gro., 7 de septiembre de 2020.- Enramaderos de Barra de Potosí pidieron ser atendidos a través del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), para que puedan levantar sus negocios que quedaron destruidos tras el paso de la tormenta tropical Hernán.

Aproximadamente 23 enramadas sufrieron daños severos en prácticamente el 50 por ciento de los establecimientos, pues el nivel del agua destruyó gran parte de la playa.

Los propietarios pusieron diques de costales con tierra y arena para evitar que siguiera llevándose el terreno.

“Hemos tenido ayuda a cuenta gotas, nos dieron unas despensas, tepetate y costales para rellenar y ponerlos para detener un poco el agua, que se llevó casi todas las enramadas”, dijo el restaurantero Juan Diego Bañuelos.

Consideró que requieren ser ingresados al programa federal del Fonden, pues se necesitan recursos extraordinarios de parte de la federación para poder recuperar sus establecimientos y prestar de mejor manera el servicio a los turistas.

Los restauranteros atraviesan una situación económica muy complicada, pues vienen de haber cerrado más de cinco meses por la contingencia sanitaria y apenas dos semanas llevaban abiertos cuando fueron azotados por Hernán.