CIUDAD DE MÉXICO, 13 de diciembre 2017.- La Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPS) lamentó el fracaso de las políticas de seguridad y consideró que la violencia se ha disparado de manera grave, por lo que el país está siendo lastimado en algunas regiones por crisis humanitarias que requieren de policías verdaderamente capacitadas que provean de seguridad interna dejando al Ejército en su deber propio de la seguridad nacional.

En su mensaje publicado en el sitio de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), titulado Con decisión construyamos la paz, basta de falsas seguridades, señalan la necesidad de que las Fuerzas Armadas se dediquen a la seguridad nacional y no a actividades que le competen a los cuerpos policiacos, en un contexto en que en el Senado resolvió votar y aprobar entre este miércoles y jueves la Ley de Seguridad Interior, con 12 modificaciones a nueve artículos de la minuta enviada por los diputados.

“Se requieren acciones legislativas que, en un paquete con visión integral, marquen una ruta crítica para resolver las causas, pero también eviten la permanencia de políticas como la de la presencia de las Fuerzas Armadas en funciones policiacas y logren un consenso de todas las fuerzas políticas y sociales en orden a establecer estructuras nacionales, estatales y  municipales de seguridad eficaces y respetuosas de los derechos de todos”, señalan los Obispos.

“Decisiones basadas en acuerdos que lleven a formas de corresponsabilidad y complementariedad y que darán un mejor resultado que las decisiones tomadas desde una perspectiva parcial. Avancemos ya hacia tener instituciones que, con capacitación, coordinación y equipo cualificados, provean nuestra seguridad interna, para así dejar al Ejército en su función de seguridad nacional”, puntualizaron.

En el documento firmado por José Leopoldo González González, Obispo de Nogales; Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Morelia; Domingo Díaz Martínez, Arzobispo de Tulancingo; Guillermo Ortiz Mondragón, Obispo de Cuautitlán; Andrés Vargas Peña, Obispo Auxiliar de  la 8ª. Vicaría Episcopal de la Arquidiócesis de México; Jorge Alberto Cavazos Arizpe, Obispo de San Juan de los Lagos y José de Jesús González Hernández, Obispo Prelado de El Nayar, reiteran su preocupación acerca de los orígenes de la violencia y la inseguridad.

Más información en Quadratín México.