CIUDAD DE MÉXICO, 10 de julio de 2019.- Las diferencias entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, se originaron por el Plan Nacional de Desarrollo (PND), el cual a decir del Jefe del Ejecutivo, no reflejaba “un cambio” y parecía que lo hubiera elaborado el ex candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade o el ex gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

En la conferencia de prensa matutina de este miércoles, López Obrador refirió que la política hacendaria planteada por Urzúa “era más de lo mismo”.

“Se acuerdan de la carta de renuncia de Germán Martínez, pues el destinatario era Urzúa y en la misiva del ex secretario de Hacienda los destinatarios son otros, Romo y yo mismo, pero esto es así”, acotó. 

Ante la designación de Arturo Herrera como nuevo titular de la Secretaría de Hacienda y la oposición que ha mostrado ante el proyecto de la refinería de Dos Bocas, López Obrador dijo que tiene “manera de convencer” al funcionario federal. 

“Fíjense que tengo maneras de convencerlo y argumentos, es fácil de convencer que hace falta la refinería de Dos Bocas, no sólo porque dependemos de la venta de gasolinas sino que tenemos que ser independientes de intereses hegemónicos”, recalcó.

El presidente agregó que, de ser necesario, repartirán formatos del Plan Nacional de Desarrollo casa por casa para que la población entienda los ejes de su gobierno.

Aunque confirmó que ningún otro integrante del gabinete le ha manifestado su interés de renunciar, no descartó que se pudieran dar otras dimisiones. 

“De repente alguien dice ‘no estoy de acuerdo con el rumbo del Gobierno, me cansé o me están ofreciendo otro cargo en la iniciativa privada’. Lo que debo dejar en claro que no se va a cambiar o mover la determinación que tenemos de acabar con la corrupción y con la impunidad, escucharemos a todos, pero la preferencia la seguiremos dando a los más necesitados, primero los pobres”, aseveró.

La nota en Quadratín México.