IGUALA, Gro., 19 de abril de 2020.- El alcalde Antonio Jaimes Herrera propuso al gobierno estatal y al federal considerar la amnistía para disminuir el hacinamiento en los Centros de Readaptación Social (Cereso) del estado, y así reducir el riesgo de propagación del Covid 19 dentro de las cárceles.

En conferencia de prensa a través de su página oficial, acompañado por el secretario de Salud Federico Ortiz Ibarra, el edil señaló que la situación de los penales es grave porque no se respetan los lineamientos de sana distancia ni hay las condiciones de higiene necesarias para evitar contagios entre los custodios, internos y familiares.

Comentó que es posible que haya reos que estén cerca de terminar sus condenas o que sus delitos no sean tan graves y puedan obtener su pre liberación. “Pero eso es competencia estatal y federal”, aclaró.

Respecto a la capacidad del municipio para proveer servicios funerarios a quienes mueran por el coronavirus, dijo que es necesario que la Secretaría de Salud sea más en los trámites de entrega de los cuerpos, así como que supervise el tratamiento de los cadáveres infectados, su cremación y/o entierro. Aseguró que en casos de personas de escasos recursos, el ayuntamiento apoyará en lo posible a las familias de los fallecidos.

Sobre la versión de que tres empleados de un centro comercial cercano al mercado están contagiados de Covid 19, Jaimes Herrera respondió que hasta el momento no se tiene información confirmada y que personal de Regulación Sanitaria atiende el caso.

Indicó que de ser cierto, los dueños de la empresa son responsables por ocultar información de este tipo y se les debe aplicar la ley. Sin embargo, reiteró que todavía no hay datos certeros y apuntó que uno de los problemas es la lentitud de los análisis.

Por otra parte informó que se han contratado más médicos en las comunidades para que ayuden en la detección de posibles casos sospechosos y hagan cumplir el protocolo correspondiente.

En cuanto a la prohibición de venta de bebidas alcohólicas, precisó que no se trata de ley seca, sino que sólo se reduce el horario de venta hasta las ocho de la noche y permanecerán cerrados bares, cantinas y cervecerías.

Por último, el presidente municipal señaló que la próxima semana será muy importante para saber si la pandemia avanza o se mitiga, e insistió en que lo más importante en este momento es quedarse en casa.