ACAPULCO, Gro., 11 de abril de 2020.- Las icónicas playas Revolcadero y Majahua lucieron prácticamente vacías este Sábado de Gloria debido a la alerta sanitaria y la prohibición de visitas para detener la cadena de contagios del Covid 19.

En un recorrido que realizó Quadratín Guerrero, las asiduas y populares playas a las cuales, tanto turistas como locales visita el Día de Vigila de Pascual, se pudo observar a escasos vendedores y prestadores de servicios ofreciendo sus productos y servicios a las contadas familias que acudían a la franja de arena.

En playa Majahua cuatro marinos ingresaron a la franja de arena y uno de ellos intentó persuadir a bañistas e integrantes de tres familias que disfrutaban del agua.

“Es por su propia seguridad. Las playas están cerradas”, les dijo.

Al mensaje, los bañistas respondieron que sólo habían llegado para estar “un rato” y que pronto se retirarían.

La pequeña playa Majahua es una de las más visitadas por acapulqueños y turistas, pues el tranquilo oleaje es ideal para niños y personas que no saben nadar.

En contraste, en playa Revolcadero frente a la zona de restaurantes lucía prácticamente desierta, pues las enramadas no tenían las habituales mesas y sillas que cientos de familias ocupan durante los días de Semana Santa.

Apenas dos familias se hallaban cerca del mar y un coche estacionado.

En otro acceso a esa zona, el área de estacionamiento había sólo cuatro vehículos, pocos bañistas y algunos vendedores de artesanías que ofrecían sus productos en el parián, localizado a un costado del hotel Princess.

Metros adelante, rumbo a los condominios se observó más movimiento, pues pequeños grupos de bañistas ocupaban en mobiliario de playa, como toldos y sombrillas dispuestos para los dueños de departamentos.