ACAPULCO, Gro., 11 de junio de 2018.- La empresa refresquera Pepsi también cerró sus operaciones en el municipio de Altamirano, debido a la inseguridad provocada por la delincuencia organizada en la región Tierra Caliente del estado.

Según fuentes gubernamentales citadas por Reforma un grupo de la delincuencia que opera en esa zona llegó a las instalaciones de Altamirano y no permitió que la empresa sacara el producto para distribuirlo, motivo por el cual la compañía decidió dar por terminadas sus actividades.

“Desde la semana pasada los trabajadores han estado pasando a las localidades para sacar los refrigeradores”, dijo. Antes, El Financiero indicó que empleados habían denunciado amenazas, cobro de cuotas y agresiones por el crimen organizado.

Tras ello, Pepsi es la segunda empresa transnacional que en menos de tres meses anuncia su cierre por la inseguridad, luego de que en marzo Coca Cola Femsa anunció la clausura de fábrica en esa misma región.