TAXCO, Gro., 15 de marzo de 2015. Empresarios de Taxco denunciaron que el turismo y la venta de plata cayeron a causa de la violencia y la inseguridad que provocan los grupos delictivos.
En una reunión con el candidato del PAN a la gubernatura de Guerrero, Jorge Camacho Peñaloza, se quejaron de las afectaciones a la economía local.
La empresaria María Lagunas, integrante de la organización Unidos por Taxco, informó que el municipio ya no recibe turismo internacional porque no se puede garantizar la seguridad de los visitantes.
Indicó que el 95 por ciento de los taxqueños viven de la producción y venta de artesanías y joyería de plata.
Actualmente, dijo, enfrentan una crisis económica severa, porque no hay turistas que lleguen a Taxco a comprar sus productos y tampoco existen canales de venta en el extranjero.
La falta de expectativas de crecimiento en Taxco ha provocado que los jóvenes emigren a otras ciudades o estados.
La diseñadora de joyería Carmen Tapia dijo que existe “fuga de cerebros”, porque el municipio no cuenta con opciones educativas de nivel superior ni con ofertas de desarrollo y crecimiento profesional.
Por este motivo, indicó que los jóvenes que salen a otros estados para estudiar ya no regresan a Taxco.
Camacho Peñaloza reconoció que la inseguridad es el “problema primario” en Guerrero y que requiere “un plan global bien establecido” para resolverse.
“Los empresarios están en desánimo, incluso tienen temor de crecer y volverse productivos, porque saben que con la inseguridad eso es un riesgo. Ese es el sentir de la población de Taxco”, expresó el candidato panista.
Dijo que en Guerrero “hay mucho dolor” a causa de la violencia e inseguridad que la población padece todos los días.
En particular, señaló el tema de las personas desaparecidas, no sólo de los 43 estudiantes de Ayotzinapa que fueron víctimas de desaparición forzada en Iguala, sino de los más de 500 casos registrados en el estado.
Taxco es un municipio de la región Norte que colinda con Iguala; en ambos operan Los Rojos y los Guerreros Unidos, dos cárteles contrarios del narcotráfico.