ZIHUATANEJO, Gro., 5 de noviembre de 2016.- En los dos últimos meses han muerto cuatro cocodrilos en la desembocadura de la laguna del Negro, en playa Linda, por lo que pobladores preocupados pidieron la intervención de las autoridades para investigar qué o quién los está matando.

En revisiones físicas a los cadáveres, no se encontraron daños causados por golpes o cortaduras con objetos punzocortantes por lo que se sospecha que se puede tratar de contaminación o ataques entre los mismos reptiles.

Esta última hipótesis se formuló debido a que los animales podrían estar peleando por hembras o por espacio, ya que de acuerdo con el último censo, en esa área de casi 200 metros cuadrados habitan unos 600 cocodrilos de gran tamaño, siendo el más grande registrado de 4.20 metros de largo.

Por lo anterior, lugareños solicitaron a la Dirección de Vida Silvestre municipal permiso para reubicar a los reptiles pero les fue negado por parte de la federación.

Ante las recientes muertes y la negativa de reubicación, los pobladores pidieron a senadores y funcionarios de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), que intervengan para evitar más decesos de estos animales y la situación no quede en el olvido, como sucedió con el caso de la muerte masiva de tortugas marinas.

Por el momento, ayer jueves se cortaron en pedazos los restos de cocodrilos, ya que ya estaban en proceso de descomposición y se enterraron de acuerdo a lo que marca la norma en materia de vida silvestre, que debe ser en las inmediaciones del ecosistema, es decir en la misma zona del estero de playa Linda.