CHILPANCINGO, Gro., 10 de abril de 2017.- Los presidentes de la Coparmex y de la Canaco-Servytur en Chilpancingo, Adrián Alarcón Ríos y Víctor Manuel Ortega Corona, respectivamente, criticaron la iniciativa aprobada por el Congreso de Guerrero que permite a los ayuntamientos solicitar créditos  por un total de mil 800 millones de pesos para obras públicas.

Consultados por separado, los dos dirigentes empresariales calificaron de preocupante que a los ayuntamientos se les otorgue carta abierta para obtener créditos.

Alarcón Ríos señaló que el Congreso de Guerrero dejó de ser un candado para que los ayuntamientos pudieran endeudarse y ahora, “con estos recursos que cualquier Ayuntamiento solicite, pudieran ser desviados y dejar las deudas a otras administraciones”.

Expuso que “en la programación anual, los ayuntamientos realizan una planeación de obras y es por ello que se les asigna un presupuesto”, ante lo cual con esta iniciativa  “se les está dando opción que ellos dejen lo programado y tengan un crédito, lo cual es un riesgo”.

Agregó que “hemos visto que no hay capacidad organizativa de ayuntamientos y se vendrá una avalancha de ayuntamientos que no tienen necesidad de solicitar créditos y lo harán, eso no es justo ni es honesto. Porque más que para usos financieros, podrán ser utilizados para fines políticos electorales”.

El líder empresarial consideró que a esta iniciativa se le deben agregar más candados, “que los créditos solicitados, sean pagados en su totalidad por quien los ejerce en su tiempo de ejercicio público”.

Por su parte, el presidente de la Canaco-Servytur en Chilpancingo, Víctor Manuel Ortega Corona indicó que cualquier estrategia para reactivar la economía es justificada, pero enfatizó que en estas estrategias, rara la vez se transparentan los recursos y posteriormente son los ciudadanos, quienes pagan las consecuencias.

Dijo que esta iniciativa aprobada por el Congreso, casualmente llega cuando iniciará un proceso electoral, cuando los diputados deberían aprobar otras iniciativas que están congeladas.

Sostuvo que en vez de dar carta abierta a los ayuntamientos de conseguir créditos, los diputados deben exigir que los alcaldes transparenten los recursos, “porque el problema no es el dinero, sino la falta de transparencia y la corrupción”.

El pasado jueves, el Congreso de Guerrero aprobó vía fast track, una iniciativa que permite a los ayuntamientos solicitar créditos bancarios por un monto superior a los mil 800 millones de pesos para obra pública.