“Se oyen los lamentos por doquier”…

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) incrementó el presupuesto de Egresos de 2020 en 4.4 por ciento:  6.09 billones de pesos, 300 mil millones de pesos más que lo que se otorgó para 2019.

Del presupuesto total, 60 por ciento del gasto ya está comprometido para estados y municipios, pensiones y servicio de la deuda. El 40 por ciento restante, se podrá ejercer en rubros como bienestar social, seguridad y apoyos para Pemex.

Ante el optimismo del secretario Arturo Herrera Gutiérrez; economistas, analistas, instituciones bancarias, calificadoras financieras, gobernadores y alcaldes a nivel nacional, manifiestan su escepticismo de un panorama nada favorable en el 2020.

La austeridad de la Cuarta Transformación va en serio bajo la hipótesis de combatir la corrupción y el desvió de recursos en el aparato administrativo del gobierno.

En contraste se incrementa el presupuesto al gasto social, que buscará hacerse llegar de manera directa a los beneficiarios.

Habrá que ver si los recortes al presupuesto no desaceleran el crecimiento de la economía el próximo año, como ya ocurrió en el presente cuando sólo se alcanzará un incremento de entre 0,6% y el 1,2%, una cifra muy por debajo de la promesa del 4% repetida hasta la saciedad en campaña.

En Acapulco la austeridad republicana se siente y respira sin ninguna alegoría alusiva a las fiestas patrias a lo largo de la Costera, no así, lo dispuesto para el Primer Informe de Gobierno de la presidente municipal, quien contrario a la austeridad republicana, contrató publicidad de spots en radio, prensa escrita, televisión y redes sociales, con el “clásico acarreo”, transporte, tortas y refrescos a sus “invitados”.

A manera de recomendación, la alcaldesa se habría ahorrado el gasto realizado, al cumplir con la ley de enviar al Congreso del Estado el informe del estado que guarda la administración pública del Ayuntamiento de Acapulco, el cual servirá para que los diputados se sacudan la modorra y no se duerman en las sesiones, ante la improductividad parlamentaria que arrastra la actual legislatura. Mientras tanto, a lo largo y ancho del país, “se oyen los lamentos por doquier”…

Como siempre, usted tiene la mejor opinión.