CIUDAD DE MÉXICO, 20 de abril de 2020. — La Central Sindical Internacional (CSI) señaló que a medida que la pandemia del Covid 19 causa estragos en todo el mundo, experimentamos la mayor muestra de solidaridad en la historia humana.

Actualmente, los cierres y el confinamiento abarcan la mayor parte de la población mundial con la intención de evitar la rápida propagación del virus dentro de las comunidades y proteger tanto a las personas mayores como a aquellas cuyas condiciones de salud preexistentes las exponen aún más.

Además de mantener en suspenso la vida y los medios de vida, el impacto económico y social perturba el mundo del trabajo y, en muchos países, son los trabajadores y trabajadoras en precario y mal pagados quienes soportan el mayor peso de esta situación.

La respuesta a la pandemia se centra, justificadamente, en su contención y mitigación, así como en el apoyo a los trabajadores/as de la atención sanitaria que se encuentran en primera línea y a los que trabajan en muchos otros sectores vitales. La lucha contra la propagación del virus se está librando en todos los lugares de trabajo y en todo el mundo.

El 1 de mayo saludamos a los trabajadores y trabajadoras de la atención y cuidado sanitarios, así como a los de todos aquellos sectores de primera línea cuyo trabajo es esencial para salvar vidas, prestar servicios y suministrar productos vitales.

Decenas de miles de personas han fallecido y muchas más sufrirán efectos duraderos sobre su salud. Se prevé que se perderán 200 millones de empleos, millones de personas corren el riesgo de volver a caer en la pobreza, y la enorme desigualdad ya existente se ahondará cada vez más.

Los dos tercios de la población mundial cuya protección social es inadecuada o nula están gravemente expuestos, y muchos se enfrentan a la miseria y el hambre.

Los impactos de esta crisis han expuesto brutalmente las fallas del modelo de globalización impuesto a las mujeres y los hombres que trabajan. Los sistemas de salud pública se han visto debilitados por la austeridad, y la erosión de los derechos de los trabajadores ha dejado a innumerables millones de trabajadores desprotegidos.

La nota completa aquí.