CIUDAD DE MÉXICO, 20 de noviembre de 2018.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) se desmarcó de la prometida refinería por el gobierno electo en Dos Bocas, Tabasco. Al menos de los posibles daños ambientales que aparentemente podría ocasionar.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), que es una organización no gubernamental, apolítica y sin fines de lucro que desde hace 25 años trabaja para la defensa del medio ambiente y los recursos naturales denunció que a pesar de no contar con autorización de impacto ambiental ni cambio de uso de suelo, el proyecto de refinería en Dos Bocas, Tabasco, avanza en un terreno donde ya fueron desmontadas 300 hectáreas de selva y manglares.

La apuesta de la industria petrolera en el próximo sexenio de la administración federal será en el sur del país, en particular en Tabasco y Campeche. Al menos así lo afirmó el domingo 14 de octubre pasado el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, durante su gira de agradecimiento por su estado natal.

Al respecto, la Profepa informó que en atención al proyecto de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, precisó que es facultad de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA).

Más información aquí.