Turismo y coronavirus

En 2016 ocurrió durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro: mucha gente no quiso ir debido a la epidemia del zika.

Eduardo Undurraga (Senior Research Associate at the Schneider Institutes for Health Policy)

Tal y como comentó Eduardo Undurraga, cuya cuenta de twitter es un buen recurso para teóricamente mantenerse informado sobre el coronavirus (COVID-19), aun cuando no está exenta de sarcasmo y humor. Antes de estos tiempos, la única afectación (reciente) importante de una enfermedad en el sector turístico, había sido la epidemia de Zika en Brasil. Después de constatar que México ha sido infectado, principalmente por los viajeros que regresaron de Italia, he recordado el famoso libro de Thomas Mann, “Muerte en Venecia” y como la ciudad se hunde en un mar de miasma y putrefacción por la peste, mientras que algunas familias y el personaje Gustav von Aschenbach permanecen ahí, aferrado a la belleza de Tadzio, hasta que es demasiado tarde.

El turismo es especialmente vulnerable a las enfermedades contagiosas. Las personas están en contacto directo, a menudo tanto los empleados de turismo como los viajeros están sujetos a aire filtrado y no fresco. Además, todos estamos sujetos a problemas de desfase horario, patrones de sueño interrumpidos y alimentación irregular. En algunos de los trabajos de turismo menos bien pagados, los empleados temen perder el salario de un día (o las propinas) al quedarse en casa cuando están enfermos, por lo que se presentan a trabajar, aun estando enfermos y como consecuencia natural, infectan a otros. Aquí se deben dar las facilidades, para que esto no suceda.

Si viajar no fuera lo suficientemente duro, para el cuerpo de una persona, todavía hay otros problemas que deben tenerse en cuenta. Por ejemplo, los estándares de higiene no son los mismos en todo el mundo. El viajero a menudo no tiene forma de saber el nivel de limpieza en un restaurante, si los camareros se lavan las manos lo suficiente y con jabón y agua caliente. Las personas que se alojan en los hoteles no tienen forma de saber la calidad del colchón sobre el que están durmiendo o la condición de los conductos de aire que llevan el aire acondicionado a su habitación. En Guerrero, debe haber inversión en infraestructura, para que nuestros hoteles ofrezcan óptimas condiciones.

Una camarista enferma, puede infectar la habitación de un visitante mientras la limpia o se enferma por una persona que se queda en la habitación y ha infectado esa habitación al estornudar o toser. Ejemplos de algunos de estos desafíos de salud y bienestar se pueden ver en problemas experimentados en la industria de cruceros debido a infecciones respiratorios virales, o en hoteles, debido a la enfermedad del legionario o Legionelosis, que puede producir una Neumonía incluso mortal. En ese caso, la bacteria se propaga por el vapor de agua, por ejemplo, mediante las unidades de aire acondicionado de grandes edificios. Los grupos de mayor riesgo son los adultos con más de cincuenta años, las personas con enfermedades del sistema inmunológico o con enfermedades pulmonares crónicas, y los fumadores. Muchas personas expuestas a la bacteria no presentan síntomas. Aquellas personas que sí presentan síntomas pueden experimentar tos, fiebre, escalofríos, dificultad para respirar, dolores musculares, dolor de cabeza y diarrea. La enfermedad del legionario se puede tratar con antibióticos, debido a que es producida por una bacteria.

En México, hay casi 4 millones y medio de personas empleadas en el sector turístico, 60 % son mujeres y 40 % son hombres), representan el 7.7 % de la población económicamente activa del país, que en total se calcula en 57, 625, 521 personas. La cifra ha aumentado comparada con el trimestre anterior de acuerdo al Comité Técnico Especializado de Estadísticas Económicas del Sector Turismo (CTEEEST), considerando las recomendaciones de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y la OMT (Organización Mundial del Trabajo). Este es el tamaño de nuestra fuerza, y si se viera afectado el sector, este el tamaño del golpe al crecimiento y a la economía de nuestra nación.

¿Cómo afectará el Coronavirus en el sector turístico? Es todavía prematuro el hecho para saberlo, podemos intentar hacer un ejercicio de prospectiva, pero al menos en Ciencia Política, la única manera de hacer estudios serios, es con el análisis de hechos consumados.

El turismo puede verse afectado, porque la población cuando tiene miedo, tiende a encerrarse en su casa, no salir, mantenerse en su entorno, seguro y protegido. Sin embargo, si la incidencia se incrementa en climas fríos, con la consecuente mayor morbimortalidad, los destinos turísticos de climas cálidos, podrían resultar favorecidos, si a eso le sumamos un ambiente seguro, libre de contagio. ¿Cómo realizar esto último? Con inversión al sector salud, con educación en las escuelas y centros de trabajo. Una de las herencias de la pandemia de influenza H1N1, fue la utilización del gel antibacterial, si seguimos las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, podemos prevenir y acotar el desarrollo del virus en nuestro país, nuestro estado y nuestro municipio.

Mantengámonos informados, pero no caigamos en el amarillismo y el compartir información que solamente genera pánico. Desgraciadamente somos muy afectos a compartir información, sin antes comprobarla, por eso circulan desde hace años bulos de todo tipo, desde niños perdidos (encontrados hace años) hasta curaciones milagrosas del cáncer con nada más que limón y bicarbonato.

La inversión al sector salud y al cuidado de los profesionales que se ven expuestos por su contacto continuo, en este tipo de enfermedades infecto-contagiosas, no debe ser descuidada, hay que ofrecerles lo necesario, porque si no, ellos mismos se convertirán en vectores, para diseminar la infección hacia sus familiares y la población en general.

México estoy seguro que saldrá y podrá superar este y otros nuevos retos, somos un país que demuestra su grandeza bajo condiciones críticas. Tan solo requerimos el apoyo solidario y subsidiario de nuestros gobernantes y los mexicanos no nos quedaremos atrás.

“La inteligencia siempre prevalece ante la adversidad” y aquí en nuestro Acapulco, en Guerrero, no somos menos. Juntos Lograremos Generar: Propuestas y Soluciones.