Días aciagos

Es más fácil soportar la muerte sin pensar en ella, que soportar el pensamiento de la muerte

Blaise Pascal(Matemático, físico, teólogo católico, filósofo y escritor francés) (1623-1662)

Cada día en las redes sociales, tenemos la noticia de un nuevo fallecimiento, amigos, conocidos, gente relevante en nuestra sociedad, muere, de manera irremediable, la gran mayoría afectados por la pandemia, la mortalidad por COVID ha superado ya con creces la mortalidad por homicidios dolosos y la curva sigue en ascenso.

Llegamos a ser el primer lugar en porcentaje de ocupación hospitalaria, hace un par de días, ahora hemos disminuido al quinto lugar.

La mortalidad en México llega a ser hasta el 11.67 %, a nivel mundial es menor del 7 %, es claro que la mortalidad en México está incrementada, debido a la ausencia de reactivos, al tener un menor número de casos detectados, se infla porcentualmente la mortalidad, aunque esta pudiera también estar infravalorada.

El hecho es que la pandemia sigue avanzando. ¿Qué debemos hacer? La estrategia planteada por la OMS y por la Secretaría de Salud del gobierno federal es muy clara.

Se ha incorporado al protocolo para evitar el contagio, la utilización de cubrebocas, muchos de nosotros ya lo hacíamos desde antes, hemos comprado los N95 que debieran usar todos nuestros médicos, ya que el personal de salud en Guerrero compone el 15 % de los casos afectados por COVID. Lo grave es que ellos, se convierten en vectores y por ende los hospitales en un foco permanente de contagio.

En México, el día de hoy hay 85,262 casos, con 9,822 fallecimientos registrados. Existe una aplicación del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) que pronostica aplanamiento de la curva de infección hasta el 5 de julio, las muertes diarias alcanzarían su pico el 26 de julio con 2 181 y un total de muertes acumuladas al 4 de agosto de hasta 88,000 decesos. Si esto se cumpliera, seríamos el tercer país con mayor mortalidad, solamente después de Estados Unidos y Brasil. El límite inferior sería de 24,000 y un límite superior de hasta 173,000. El Dr. López Gatell, nos habla de 30,000 decesos.

¿Qué podemos hacer a este respecto?

La única manera de aplanar la curva, de disminuir la tasa de contagios y por lo tanto de abatir la morbimortalidad es tomar muy en serio en estas semanas el aislamiento, el confinamiento, el distanciamiento social. El protocolo debe ser muy serio en cuanto a limpieza y sanitización de áreas. No es algo fácil, pero debemos de esperar a que haya algún tratamiento eficaz o que se instituya finalmente una vacuna eficaz.

Las posibilidades son varias, el futuro es incierto, no sabemos que es lo que puede suceder, podría ser como el gato de Schrödinger, no sabemos quién, en quince días, podrá estar vivo o muerto. Pero a diferencia de ese experimento, si podemos tener una incidencia en él.

Podemos hacer lo necesario para impedir que pasemos a ser parte de la estadística, solamente tenemos que tomarnos en serio el #QuédateEnCasa. Ser solidarios con nuestros familiares, amigos, vecinos, empleados. La pandemia nos aísla, pero al mismo tiempo nos da un sentimiento de unidad, todos tenemos un objetivo común, sobrevivir, superar esto y estamos dispuestos a poner de nuestra parte. Hace 100 años, nuestros abuelos o bisabuelos se vieron afectados por algo semejante, la influenza española, hoy afortunadamente tenemos más recursos, mayor información, mejor tecnología, y una absoluta determinación en salir adelante.

Lo podemos hacer si caminamos juntos, si independientemente de religión, raza, preferencia sexual, ideología política, nos unimos y seguimos la pauta que han establecido las autoridades sanitarias.

El día de hoy es un #QuédateEnCasaYVive. Lo podremos lograr. Recuerda que solamente Juntos Logramos Generar: Propuestas y Soluciones.

JLG