El regreso

La adversidad tiene el don de despertar talentos que en la prosperidad hubieran quedado dormidos.

Horacio (65 a. C. – 8 a. C.) Poeta Lírico.

La inteligencia prevalece ante la adversidad, esta es una frase que leí en el muro de Facebook de un amigo, la busqué en Google y solamente envía a dos enlaces del mismo autor, así que doy por hecho que es de él y no de ningún autor famoso, pero el fondo es cierto, la resiliencia de un ser humano es directamente proporcional a su inteligencia. Entre más capaz sea un individuo, mejor se adaptará y tendrá posibilidades de emerger de la crisis, e incluso, en ella buscará nuevas oportunidades.

México y en particular Guerrero y nuestro muy querido Acapulco, se han visto envueltos en una severa crisis debido a la pandemia. Incluso nuestro gobernador Héctor Astudillo fue afectado por ella, y como ya lo hicimos en nuestra colaboración previa, le reconocemos la adecuada conducción de la crisis. Sin protagonismos excesivos, con serenidad y entereza, ha logrado sortear la tempestad. Estamos claros que esto aún no termina, pero el semáforo que está por cambiar a naranja en días, horas o minutos, indica a nuestras autoridades sanitarias que podemos reactivar poco a poco nuestras actividades económicas no esenciales.

Acapulco, que vive única y exclusivamente del turismo, ha sufrido de manera inclemente el confinamiento, pero aquí estamos, #MejorQueNunca, con el deseo de recibir a nuestros visitantes, de cuidarlos, de cuidarnos también nosotros y de ir retomando poco a poco, con los protocolos correspondientes, para adecuarse a la “nueva normalidad”.

La curva no se ha aplanado, simple y sencillamente contamos ya con mayor capacidad hospitalaria para la atención de las víctimas de la pandemia, esa capacidad hospitalaria que en algunos días parecía haberse visto rebasada, cuando la mortalidad pegó con mayor intensidad en Acapulco.   

Todos hemos perdido a alguien, un amigo, un familiar, el padre de un amigo. Todos sin excepción hemos visto de cerca el rostro de la parca, segando vidas con su guadaña.

Ahora que vamos a volver a salir, al menos parcialmente, ¿qué debemos de hacer? Como empresarios tenemos una doble responsabilidad, tenemos que cuidarnos nosotros como personas, cuidar a nuestros empleados y a nuestros clientes.

Debemos de capacitar a todo aquel que tenga contacto directo con el cliente o con sus bebidas y alimentos, para que su interacción sea segura.

El semáforo naranja no indica que la pandemia esté bajo control, indica que la tendencia es ahora a la baja y que hay capacidad de atención a nuevos casos.

Los exámenes de pruebas rápidas, que se han instrumentado por el gobierno del estado, bajo la conducción del secretario de Salud Carlos de la Peña Pintos, son un acierto. El hecho que de las personas que acudieron a realizarse el examen, el 55 por ciento de ellas salieron positivas, nos debe dejar claro que la pesadilla no ha terminado. Solamente estamos luchando de una manera racional y cuidadosa contra ella.

Para ello, nuestra familia y sociedad en su conjunto, cuenta con nosotros. De nada sirven las medidas de protección propuestas y exigidas incluso por el gobierno, si no queremos atenderlas, si somos laxos en su aplicación, si nos sentimos invulnerables, o simplemente no nos importa. Si tomamos una actitud equivocada, los contagios y las hospitalizaciones van a volver a subir y tendremos que volver a cerrar. Seamos cuidadosos. Por favor. Cumplamos con todos los protocolos de sana distancia y utilización de insumos de protección Covid. Somos inteligentes. Sabemos que esta es la oportunidad para salir del letargo y aferrarnos a la mano que se extiende en nuestro rescate, cuando estamos hundidos en las arenas movedizas. No jalemos de más, porque entonces hundiremos a quien nos está ayudando y nos hundiremos nosotros. Ya no queremos ver más esquelas, ni amigos hospitalizados. Seamos responsables.

El gobernador ha confirmado que el jueves 2 de julio se empezará una apertura gradual. Iniciando los hoteles y restaurantes, recibiendo a un 30 por ciento de capacidad. El color del semáforo del estado de Guerrero cambiará próximamente a naranja, hay menor hospitalización y hay mayor capacidad de atención hospitalaria. Enhorabuena. Esperemos que sea por el bien de Guerrero y Acapulco. Nos congratula también, que en este momento clave, el Secretario de Turismo, Ernesto Rodríguez Escalona, se encuentre ya restablecido de salud e incorporado a sus trabajos. Debemos de emprender este reto todos, con una gran seriedad y compromiso. Recuerden que solamente Juntos, Logramos Generar, Propuestas y Soluciones.

JLG