ACAPULCO, Gro., 23 de diciembre de 2019.- Damnificados por los fenómenos Ingrid y Manuel, ocurridos en septiembre de 2013, protestan en el acceso uno de llegadas del aeropuerto internacional Juan Álvarez de este puerto, para exigir transparencia en la ejecución de 67 mil millones de pesos destinados para el Plan Nuevo Guerrero.

Los manifestantes piden atención “real a los afectados”, combate a la corrupción y castigo a los responsables de lo que consideraron un mal manejo de los recursos para la reconstrucción en Guerrero.

Encabezados por la líder de comerciantes Laura Caballero Rodríguez, los inconformes exigen también un plan real en materia de protección civil, pues los damnificados de 43 unidades habitacionales afectadas carecen de un plan en dicha materia.