CHILPANCINGO, Gro., 22 de enero de 2018.- Familiares de policías municipales la capital que se encuentran en proceso de investigación por la desaparición de siete jóvenes, protestaron afuera de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero, para pedir al organismo que intervenga en el caso.

Unas 30 personas, entre esposas y familiares de los policías, arribaron a las oficinas de la Comisión ubicadas en la avenida Juárez para exigir una investigación transparente, afirmando que no todos los efectivos están involucrados en el caso de desaparición forzada.

Araceli Flores Morales, esposa de uno de los policías, pidió respeto para los policías y aseguró que su esposo no es un asesino debido a que fue aprobado por la federación y “no se vale que por uno paguen todos”.

La denunciante demandó que las acusaciones contra los policías sean investigadas y que se aclaren hasta llegar a las últimas consecuencias, para que a aquellos que no estén involucrados no les manchen su historial.

Consideró que la toma de la comandancia que hizo el Ejército el pasado 4 de enero es parte de la estrategia para militarizar el país y acusó al empresario y dirigente municipal de Movimiento Ciudadano, Pioquinto Damián Huato, de querer sacar raja política con sus acusaciones contra los policías.

“Todo es una cuestión política, ese señor quiere ganar votos con sus acusaciones hacia los policías, pero sepan que hubo ya una depuración y los que habían quedado son porque aprobaron los exámenes, pero no se vale que por uno paguen todos”, dijo Flores Morales.

Tras la protesta, una comisión de manifestantes se reunió con el presidente del organismo, Ramón Navarrete Magdaleno.