¿Comunitarios a la Costera?

 

La incursión de la Policía Comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) en la turística comunidad de Barra Vieja, manda un fuerte mensaje al alcalde Evodio Velázquez Aguirre de que los ciudadanos están conscientes de que ha sido incapaz de cumplir su obligación de dar seguridad a sus gobernados.

Los comunitarios fueron recibidos con pescado a la talla y muestras de afecto por parte de los restauranteros. Llegaron con el aval del pueblo, cansado de los embates de la delincuencia y de la ausencia de la Policía Municipal.

Lo preocupante es que en un destino turístico vigilado por miles de elementos de corporaciones policiacas de los tres niveles de gobierno e incluso por el Ejército y la Marina, los prestadores de servicios turísticos, ya no los colonos, comiencen a recurrir a las policías comunitarias y las autodefensas para protegerse de los delincuentes.

La UPOEG comienza a acercarse poco a poco al centro de Acapulco, considerado por cierto, una de las zonas más violentas por el Consejo Nacional de Seguridad.

Si Evodio Velázquez Aguirre no se acaba de sentar en la alcaldía como corresponde a una autoridad municipal en toda la extensión de la palabra, no es de extrañarse que dentro de unos meses podamos ver a los policías comunitarios vigilando la Costera, en lo cual, seguramente, muchos ciudadanos estarían de acuerdo.

 

*Quebrada es una columna realizada con aportaciones de los reporteros de Quadratín, previamente verificadas.