PETATLÁN, Gro., 1 de noviembre de 2019.- Habitantes que mantienen un bloqueo sobre la carretera federal Zihuatanejo-Acapulco, en la comunidad Palo Blancos de este municipio, quemaron tres autobuses luego de ser desocupados por el chofer y pasajeros, ante un intento de desalojo por parte de policías antimotines.

La situación aún se mantiene tensa en la zona, luego del arribo de unas 20 patrullas con policías antimotines, quienes se colocaron en un extremo del lugar donde se mantiene cerrada la carretera y utilizaron gas lacrimógeno para dispersar a unos 300 manifestantes.

Luego de que se replegaron los inconformes, quienes portaban cartulinas donde exigen la salida de la Policía Estatal por presuntos atropellos en las comunidades de la sierra de Petatlán, los agentes ordenaron a unas grúas quitar dos autobuses que habían atravesado en la carretera, pero para evitar esta acción, los manifestantes rociaron gasolina y los quemaron.

Minutos más tarde atravesaron un tercer autobús y también lo incendiaron sobre el puente del río de Palos Blancos; los policías estatales hicieron un cerco de seguridad y revisaban a todos los que intentaban cruzar a pie o en motocicleta.

Se logró conocer también que los manifestantes se mostraron molestos porque ninguna autoridad los atendió, ya que les dijeron que acudiría un representante del gobierno del estado hasta la próxima semana.

Hasta las 5 de la tarde, aún se mantiene el bloqueo y en el lugar quedaron los tres autobuses incendiados, mientras que unas 200 personas aún se mantienen a unos 500 metros en la comunidad de San Jeronimito, observando la situación.

Por su parte, los policías estatales se encuentran sobre el puente del río en espera de más agentes para retirar los autobuses siniestrados con el apoyo de grúas.