CIUDAD DE MÉXICO, 11 de mayo de 2017.-El colectivo Seguridad sin Guerra invitó a los ciudadanos a que se sumen a la solicitud directa a los legisladores mexicanos para evitar que se apruebe la Ley de Seguridad Interior, que señalan, de aprobarse, podría disparar los casos como el de Palmarito en Puebla.

Las organizaciones que integran el colectivo Seguridad sin Guerra refieren que una Ley de Seguridad Interior podría multiplicar el uso indebido de la fuerza militar, por eso, insisten en que la seguridad pública debe estar a cargo de instituciones civiles, no militares.

“Una Ley de Seguridad Interior es inconstitucional, ya que el Congreso de la Unión no cuenta con facultad expresa para legislar sobre seguridad interior, en términos del artículo 73 de la Constitución. Pero además, el artículo 21 de esa misma norma establece que la seguridad pública estará a cargo de autoridades civiles, lo que soslayaría una Ley de Seguridad Interior como la que anunciaron en el Congreso”, informa el colectivo de diversas organizaciones en su sitio web.

“En vez de legalizar lo ilegal, se debe de hablar de un retiro programado de las Fuerzas Armadas y del fortalecimiento de las policías civiles a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública”, agregan en la descripción.

Para la ONG hay un paquete regresivo de legislación que busca reglamentar la presencia de las Fuerzas Armadas y la Marina en actividades de seguridad pública, lo que a su parecer debilita aún más los controles civiles a estas acciones.

Sigue la nota aquí.