CHILAPA, Gro., 30 de mayo de 2019.- La Policía comunitaria de Rincón de Chautla de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria de los Pueblos Fundadores (CRAC-PC-PF), advirtió que no liberará a dos hombres y una mujer que mantiene retenidos, señalados como cómplices del asesinato de Bertoldo Morales Hilario e Isaías Xantenco Ahuejote, integrantes de esa agrupación que fueron encontrados desmembrados el pasado 24 de mayo.

El coordinador de la Policía Comunitaria, David Sánchez Luna, lamentó que el fiscal Jorge Zuriel de los Santos Barrila no acudiera a la comunidad y los dejara plantados por tercera ocasión, a pesar de que ya había confirmado su asistencia para dialogar sobre la situación de los detenidos.

Dijo que ante la falta de seriedad de la Fiscalía, la CRAC-PC-PF no liberará a los detenidos y comenzará una investigación, así como la detención de al menos 100 personas más de 17 comunidades, identificadas como informantes del grupo de autodefensa Movimiento Paz y Justicia, señalado de servir al grupo delictivo Los Ardillos.

A Rincón de Chautla tampoco sólo llegaron empleados de la Fiscalía y el síndico del ayuntamiento de Chilapa, Esteban García, en representación del alcalde Jesús Parra García, quienes sostuvieron una reunión privada con los integrantes de la CRAC-PC-PF.

Sánchez Luna mencionó que en el encuentro con el fiscal también se discutiría la cancelación de 66 órdenes de aprehensión que hay contra distintos ciudadanos y policías comunitarios de la CRAC-PF por la balacera ocurrida en San Jerónimo Palantla en febrero del 2015, en la que murieron cinco personas, así como la liberación de Godofredo Cortez Reyes, quien lleva tres años preso en el penal de Chilapa, acusado de cometer homicidio en dicho tiroteo.

Indicó que le pedirían además la presentación con vida de 12 indígenas desaparecidos de la comunidad Paraíso Tepila, de quienes no se sabe nada desde diciembre de 2018.

El coordinador agregó que la CRAC-PC-PF de Rincón de Chautla seguirá adiestrando a niños y mujeres en el uso de las armas, porque el Estado no garantiza la seguridad en esa comunidad.

Asimismo confirmó que en las comunidades de Rincón de Chautla, Ayahualtempa y Zacapexco se han conformado grupos de 12 mujeres policías comunitarias que harán guardias y detenciones de mujeres ligadas a la delincuencia.