CHILPANCINGO, Gro., 3 de diciembre de 2018.- El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, dijo no estar de acuerdo con la creación de la Guardia Nacional porque el deber de cuidar a los ciudadanos es de las guardias civiles, no militares.

En entrevista indicó que la función del Ejército es defender la patria, por lo que dijo que “ojalá se pueda arreglar”, como ocurrió con la Ley de Seguridad Interior, con la que tampoco estuvo de acuerdo.

“Como dicen por ahí, zapatero a tu zapato, que cada quien cumpla y no queramos tener, en ese sentido, un discurso doble. La seguridad nacional es seguridad nacional, la seguridad civil es otra cosa”, expresó.

Por otro lado, criticó que el Ejército y la Policía Estatal no actúen en los ataques que ha sufrido la población de la sierra del municipio de Leonardo Bravo, e informó que el domingo fueron agredidos habitantes de Los Morros.

Rangel Mendoza consideró que se debe hacer el esfuerzo para que se retiren los policías comunitarios de Tlacotepec, municipio de Heliodoro Castillo, pues aseguró que “están al servicio de narcotraficantes”.

Asimismo cuestionó qué tienen que hacer policías ciudadanos de Teloloapan, Apaxtla y Cocula en esa zona, por lo que apuntó que tienen otra intención y se les debe aplicar la ley.