ACAPULCO, Gro., 15 de mayo de 2017.- El Comité Ejecutivo Estatal del PRD en Guerrero rechazó que a través de una mayor militarización se recobrará la paz en Guerrero, “no se combate el fuego echando más leña”.

De acuerdo con un boletín, la dirigencia perredista manifestó su solidaridad y preocupación por los hechos en la región Tierra Caliente, donde siete reporteros, entre ellos Jorge Martínez de Quadratín Guerrero, fueron despojados de sus instrumentos de trabajo e intimidados, cuando fueron a cubrir los hechos.

“Con ello se demuestra que por la violencia e inseguridad que se vive en las diferentes regiones de Guerrero afecta a todos, vivimos en un Estado de excepción donde libertades como el libre tránsito son conculcadas”, remarcó.

Asimismo expresó su solidaridad con los reporteros agredidos, nuestro “reconocimiento por el profesionalismo y valentía al acudir a la zona de conflicto para narrar la realidad que se vive en esa zona”.

Lamentó que no existan garantías para el ejercicio periodístico en el entorno de anarquía que se vivió este fin de semana con el bloqueo en municipios de la Tierra Caliente.

En el caso específico de esta región, “los problemas se han incubado durante meses, las causas son conocidas, así como quiénes lo ocasionan”. No obstante, los perredistas expresaron su molestia con el fiscal Xavier Olea Peláez, ya que acusaron, no asume las tareas que le corresponden, “al grado que ha sido reconvenido por el propio Poder Legislativo”

El Comité señaló que Guerrero no es viable en este contexto de impunidad y zozobra que ahora tocó al gremio periodístico, “hemos hecho innumerables llamados a revisar la estrategia de seguridad”.

Añadió: “Alzamos nuevamente la voz para demandar que la autoridad asuma la tarea que le corresponde, investigue y castigue a los culpables de esta agresión a la prensa, hecho que nuevamente pone a Guerrero en la nota roja nacional”.