ACAPULCO, Gro., 10 de agosto de 2018.- En las vísperas de su llegada al poder, Morena recibió un cúmulo de demandas ciudadanas, durante su reunión regional en este puerto.

El acto en un salón del Centro de Convenciones Copacabana fue encabezado por el dirigente estatal y próximo coordinador estatal del gobierno federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

Allí, los militantes, simpatizantes y ciudadanos plantearon diversas demandas, entre las que destacaron la solicitud de que no haya más rechazados en la Universidad Autónoma de Guerrero y otorgar ayuda social para los adultos mayores, madres solteras e indígenas.

Asimismo, la reapertura del Hospital General de la avenida Ruiz Cortines, seguridad para la comunidad LGBTTTI, fomentar la participación ciudadana y que se cumpla otorgar los servicios públicos más importantes como el agua potable y la recolección de la basura.

Los ciudadanos llamaron a las nuevas autoridades a dejar de sudar calenturas ajenas y hacer su trabajo, ya que en Acapulco sufren de muchos problemas sociales. Asimismo dijeron que esperan que sus peticiones se incluyan en el Plan de Desarrollo y que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador las tome en cuenta, ante el incumplimiento del actual gobierno.

En su turno, Sandoval Ballesteros destacó que Morena ya no es un partido pequeño, debido a todos los cargos de representación popular que ganó en la pasada elección.

Por ello, sentenció que los representantes populares de Morena deben de entender el llamado a la austeridad y de dignidad en el ejercicio de su encargo, para que se acaben los privilegios, los viáticos, los celulares y las comidas pagadas.

Dijo que ya no habrá funcionarios que despachen en oficinas lejanas, que vayan en camionetas blindadas o rodeadas de guaruras. “Se acabó esa etapa en Guerrero, en el país”, expresó.

Asimismo pidió a la gente que no los deje porque “el poder a tonta” y llamó a no dejar que Morena “se convierta en uno más de los demás partidos”.

Por su parte, la alcaldesa electa de Acapulco Adela Román Ocampo, quien llegó con una hora de retraso por venir de un encuentro nacional de autoridades electas en Ciudad de México, llamó a redoblar esfuerzos, ya que en el caso de Guerrero, Morena sólo ganó 16 de las 80 alcaldías en disputa y señaló que no se hizo bien la tarea en otros lugares.

Detalló que en la región Tierra Caliente sólo se obtuvo el triunfo en un municipio y que en la Costa Grande también hubo malos resultados. Antes, puso el ejemplo de Acapulco, pues subrayó que fue la quinta ciudad en el país que más votos le aportó a López Obrador.

No obstante reconoció que “no fue fácil la tarea para nuestros candidatos, la delincuencia organizada estuvo presente, hubo lugares donde no podían entrar nuestros candidatos y candidatas a las comunidades y se quedaron en la cabeceras municipales, sin embargo les faltó coraje”.