ACAPULCO, Gro., 10 de agosto de 2018.- La alcaldesa electa de este municipio Adela Román Ocampo dio a conocer que ya cuenta con una terna para nombrar al próximo secretario de Seguridad Pública, que será conformada por civiles.

En entrevista, subrayó que quien llegue al cargo, se coordinará y esperará la validación de autoridades federales en seguridad. “Nos tenemos que coordinar con todas las instituciones, Acapulco es un lugar muy especial, últimamente se han acrecentado el número de homicidios, por eso es foco de atención, eso nos preocupa y nos ocupa para tratar de hacer todo lo que tengamos de hacer y siguiendo los lineamientos que Andrés Manuel está dando”, puntualizó.

Añadió que “no hay secretos en cuanto a quienes van a ser funcionarios, la gente que trabajará es gente de Acapulco, es gente comprometida y que les responderá a los acapulqueños, quien no funcione en esos primeros 100 días tendrá que irse, porque mi compromiso es con la sociedad”.

Sobre las acusaciones que existen contra el alcalde Evodio Velázquez Aguirre sobre que presuntamente otorgó plazas fuera de la ley, Román Ocampo expresó que todas aquellas acciones hechas por el perredista que hayan violentado la ley, van para atrás. “Hay trabajadores con 18 o 20 años y no les han dado la base, mientras que personal de confianza han sido basificados, eso es ilegal y daremos marcha atrás ténganlo por seguro”, indicó.

Reconoció que no tiene claro cómo se encuentra el problema de la basura, pero “estando en la Ciudad de México me enteré que estaban multando al gobierno municipal por no haber atendido los exhortos de la Secretaría de Salud. Vamos a poner especial cuidado, incluso hubo empresarios que me dijeron que se ponían a disposición para limpiar Acapulco, les agradecía profundamente pero no estaba en funciones y lo comentaría con el presidente municipal”.

Por otra parte, dijo esperar que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador le condone la deuda institucional que tiene la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Acapulco (Coagua) con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuyo monto asciende a más de 265 millones de pesos.

“Ya pensamos, estamos en eso, afortunadamente Andrés Manuel dijo que había muchas deudas que iban a quedar cubiertas, entonces esa es la esperanza que tenemos con CFE, borrón y cuenta nueva para la deuda institucional, ya las instancias se encargarán de atender la cuestión jurídica, soy de la idea que no podemos administrar con irresponsabilidad, los trabajadores se pongan también la camiseta del pueblo de Acapulco”, detalló.

Román Ocampo dijo que ya consultó a personas con experiencia que han trabajado en Coagua y prestan su servicio a la dependencia, quienes les han dicho que es terrible el problema del agua en Acapulco, no sólo en el ámbito financiero sino en la infraestructura. “Todas las instalaciones requieren de una gran inversión, están absolutas algunas tuberías, está muy mal el tema del agua”.