ACAPULCO, Gro., 23 de abril de 2018.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) recibió cinco ejemplares de fauna silvestre rescatados por la Policía Federal, la Universidad Autónoma de Guerrero y entregadas de manera voluntaria por sus dueños, en el estado de Guerrero, con la finalidad de salvaguardar y garantizar su supervivencia.

De acuerdo con un boletín, en atención a dos denuncias ciudadanas y un reporte de la Policía Federal (PF), inspectores de la Profepa en la entidad resguardaron en las instalaciones de esta Procuraduría cinco ejemplares de vida silvestre con el fin de atenderlos y darles un destino apropiado; entre los ejemplares se encuentran dos boas, dos tortugas y una lechuza.

En lo que respecta a las dos boas (Boa constrictor), elementos de la División Seguridad Regional de la PF acudieron a las instalaciones de la Profepa en Acapulco para entregar los dos ejemplares, las cuales fueron rescatadas en una terminal de autotransporte del propio puerto, luego de que una persona del sexo masculino las abandonó y huyó al notar la presencia de los policías.

Al recibir las boas, se les realizó una revisión ocular, mediante la cual constataron que miden aproximadamente 70 centímetros de longitud y en aparente buen estado de salud. La boa (Boa constrictor) se encuentra listada en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 como especie Amenazada (A).

En un segundo reporte, se recibieron dos ejemplares de tortuga casquito entregadas de manera voluntaria por su dueña, ya que carecía de una zona adecuada para su supervivencia.

De la revisión se constató que una de las tortugas pertenecía a la especie Trachemys scripta y la otra a la especie Trachemys venusta; ambas se encontraban en aparente buen estado de salud.

Estos cuatro ejemplares fueron enviados en depositaría al herpetario Natural Serpentes, con la finalidad de que se valore su estado de salud y, de considerarlo adecuado, sean reintroducidas en su hábitat correspondiente.

Por último, la Universidad Autónoma de Guerrero rescató un ejemplar de Tecolote (Glaucidium brasilianum) aparentemente herido, poniéndolo a disposición de la Profepa y -tras una primera valoración por especialistas- se encontró que estaba herido de un ala, lo que le dificultaba volar.

El Tecolote fue llevado en depositaría a la Unidad de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA) Aracneé, en donde recibirá los cuidados necesarios para su recuperación y posterior liberación.