CHILPANCINGO, Gro., 9 de noviembre de 2017.- La irrupción que hizo el Ejército y la Policía Ministerial en el edificio de La Coprera, donde se ubican las oficinas del Frente Progresista Guerrerense, fue tema de discusión entre el PRI y Morena durante la sesión del Congreso.

El debate inició luego de que la representante de Morena María de Jesús Cisneros Martínez subió a tribuna para denunciar que el pasado 12 de octubre, 60 soldados del Ejército Mexicano irrumpieron en la sede de la organización en Acapulco.

La legisladora sostuvo que esta acción representó un acto intimidatorio, prepotente y arbitrario porque la ley no permite que militares realicen ese tipo de actos, sin mandato previo de parte de un juez.

Agregó que una nueva irrupción se dio el este 7 de noviembre, pero esta vez por parte de la Policía Ministerial y demandó una explicación clara y responsable de parte del gobernador Héctor Astudillo Flores, y cuestionó: “¿Quién ha dado las órdenes para atacar al Frente Progresista Guerrerense? La Policía Ministerial no se manda sola, es subordinada del Ministerio Público que forma parte de la Fiscalía General”.

Luego de estas acusaciones, el diputado del PRD Ociel Hugar Garcia Trujillo subió a tribuna para suavizar el tema, bajo la justificación de que no se puede culpar a una sola persona por lo que pasa en Guerrero y que tampoco es responsabilidad total del gobierno del estado. Añadió que toda la población debe contribuir en no generar más conflictos para después culpar al estado.

El diputado del PRI Héctor Vicario Castrejón manifestó que la postura de la representante de Morena era para generar protagonismo político y señaló que María de Jesús Cisneros Martínez esta fuera de la realidad al acusar que hay persecución contra líderes sociales en Guerrero.

Vicario Castrejón opinó que en Guerrero el gobierno privilegia el diálogo y los acuerdos, por lo cual indicó que no se debe utilizar la tribuna del Congreso para descalificar a las instituciones. “Lo que haga o no la Fiscalía, no le compete al gobierno estatal, porque es un órgano autónomo. Y el allanamiento que hicieron en Acapulco se debe analizar si esa organización cuenta con un contrato para utilizar esas instalaciones”, sentenció.

María de Jesús Cisneros subió nuevamente a tribuna para recordarles a los diputados que fueron militares y ministeriales los que allanaron las instalaciones Frente Progresista Guerrerense y le respondió al diputado Héctor Vicario que “siempre he estado en la izquierda, pero no por cargos y no hago comentarios para buscar cargos, a mí me valen madre los cargos”.

En su momento, la legisladora del PRI María del Pilar Vadillo Ruiz pidió la palabra para defender la postura de su compañero Héctor Vicario y criticó a la representante de Morena en el sentido que si no le importan los cargos, entonces que no vaya a pedir licencia para el proceso electoral de 2018.