ACAPULCO, Gro., 21 de julio de 2015.- El arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, dijo que la violencia es una triste realidad que padece la sociedad, por lo que pidió al gobierno, quien es el que tiene la posibilidad de asumir un compromiso de atención al pueblo y a las víctimas, se involucre más. A los integrantes de la delincuencia les envía un mensaje diciéndoles que se den cuenta del grave daño que dejan en personas inocentes, en sus familias y a la sociedad.

Por su parte, el presidente municipal de Acapulco, Luis Uruñuela Fey, dijo que diputados del Congreso de Guerrero no lo han citado para comparecer por el incremento de la violencia en este destino de playa, pero está dispuesto a ir.

Aseguró que la coordinación con las autoridades federales y estatales dan resultados en el ámbito de la seguridad, pero es imposible que haya policías en todos los lugares, también comentó que hay quejas de turistas que han sido asaltados y explicó que desafortunadamente en temporada de vacaciones muchas personas vienen de otras partes de la república y se dedican a delinquir.

El Bloque de Mujeres al Poder dijo que en Guerrero se han registrado alrededor de 12 feminicidios y que el gobierno los tipifica como asesinatos por la delincuencia organizada y no los quiere reconocer como atentados contra las mujeres.