ACAPULCO, Gro., 29 de abril de 2015.- El estado de Guerrero ocupa el primer lugar a nivel nacional en casos de chikungunya y dengue, señaló el sub secretario de Operación y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud de la entidad, Cornelio Bueno Brito.

 

Aunque afirmó que se confirmaron 255 casos de chikungunya, al momento hay más de tres mil casos sospechosos de tener el contagio.

 

Reconoció que en casos de dengue se han detectado 614, incrementándose casi en un doscientos por ciento respecto al año pasado, en donde se registraron 212 casos.

 

A pesar de que los funcionarios de Guerrero intentaron minimizar el problema, reconoció que hay un brote en todo el estado, incluso hay poblados que se han manifestado para exigir a las autoridades ayuda para combatir la enfermedad porque familias enteras están en cama y en los centros de salud no hay medicamentos y tampoco les hacen los análisis de sangre para conocer los niveles de plaquetas.

 

Reconoció el funcionario estatal que no hay dinero en la dependencia de Salud, pues los adeudos que tienen con proveedores son millonarios e impagables, por ello están buscando nuevos negocios para adquirir medicamentos y material de fumigación y combate. Aunado a esto, informó que las camionetas utilizadas para la fumigación en el estado fueron robadas por normalistas y cetegistas durante sus manifestaciones y tiene problemas para realizar esta labor.

 

En Acapulco, el personal de salud estatal que realiza los operativos de fumigar decidieron hacer un paro, ya que no les entregan los insumos para realizar su trabajo.

 

Ante este brote incontrolable, un grupo de especialistas, que envió la Secretaría de Salud Federal llegaron al estado de Guerrero para coordinar acciones de combate y control del dengue y chikungunya, exigen a los municipios participar con recursos humanos y económicos, sobre todo los que se encuentran en la Costa Grande, Costa Chica y el puerto de Acapulco, en este municipio se encuentra el mayor número de enfermos.

 

Los síntomas son fiebres de entre 39 y 40 grados que no cede, todo el cuerpo se llena de pequeñas ronchas rojas, dolores musculares sobre todo en piernas, manos y espalda, inflamación de extremidades que les impide caminar.

 

El área de urgencias de todos los centros de salud, estatal, federal y municipal se encuentran diariamente saturados con personas que tienen estos síntomas, lo único que pueden tomar es paracetamol y suero, ningún otro medicamento.

 

En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) son los únicos que envían a los pacientes a los estudios de sangre para saber los niveles de plaquetas en la sangre y reforzar su tratamiento.

 

En la mayoría de los casos, los enfermos de escasos recursos se curan en sus hogares y si no toman las precauciones necesarias de evitar que los mosquitos entren en sus habitaciones, estos al picar a los enfermos y posteriormente a una persona sana la contagian.

 

Los síntomas aparecen 72 horas después de que fueron picados por los moscos transmisor del dengue y chikungunya.