CIUDAD DE MÉXICO, 30 de octubre de 2018.- El secretario de Educación Pública (SEP), Otto Granados, reconoció que, la política educativa de la actual administración federal, sustentada en la Reforma Educativa, tiene avances, pendientes e insuficiencias, pues indicó que toda transformación educativa sistemática es un proceso complejo que se consolida a largo plazo “como en la mayoría de los países que las han emprendido con éxito”.

“Es de elemental honestidad expresar que la política educativa de la actual administración condensada en los diversos componentes de la reforma, arroja avances innegables y asignaturas pendientes; exhibe aciertos y también insuficiencias; describe un largo camino recorrido, pero también otro igualmente largo por andar; ofrece lecciones aprendidas, así como áreas de oportunidad; muestra objetivos conseguidos, pero también otros por alcanzar”, sostuvo.

Durante su comparecencia ante el Pleno de la Cámara de Diputados como parte de la Glosa del Sexto Informe de Gobierno, Granados Roldán, destacó las enormes desigualdades en materia educativa que sufre el país, lo que, sostuvo, significa un enorme desafío y un reto para ofrecer una educación equitativa e incluyente.

Refirió que México tiene el noveno sistema educativo más grande del mundo, con 36.5 millones de alumnos –1.2 millones más que en 2012– y dos millones 85 mil maestros, que trabajan en 258 mil escuelas, de las cuales el 86 por ciento es pública.

Detalló que de las 90 mil primarias que existen, en la mitad estudia el 87 por ciento de la matrícula, y en otras apenas el 13 por ciento; mientras que en algunos estados la escolaridad promedio supera los 11 grados, y otros están por debajo de 8; asimismo, sostuvo que existen municipios con un analfabetismo menor al uno por ciento y otros que reportan todavía casi 40 por ciento.

Más información aquí.