CIUDAD DE MÉXICO, 22 de octubre de 2020. — Conforme al reporte del Semáforo Delictivo, al cierre del tercer trimestre del año hay 10 estados del País en rojo o doble-rojo en delitos considerados de alto impacto.

Esta herramienta de la organización civil, mide específicamente los delitos de crimen organizado como homicidio, secuestro, extorsión, narcomenudeo y robo de vehículos.

De acuerdo con un comunicado, los estados en doble-rojo, es decir, los peor evaluados son: Colima, Baja California, Zacatecas, Quintana Roo y Guanajuato.

Los que se encuentran en rojo son: Michoacán, Chihuahua, Sonora, Morelos y Estado de México. Las entidades mejor evaluadas en crimen organizado, por el contrario, son Chiapas, Coahuila, Nayarit y Tamaulipas.

“El homicidio tuvo una ligera reducción en septiembre, pero aún así, este año cerraremos con casi 35 mil víctimas de homicidio. Al cierre del noveno mes ya llevamos 26 mil 231 víctimas. El 63 por ciento del homicidio está concentrado en nueve estados: Guanajuato, Baja California, Chihuahua, Estado de México, Michoacán, Jalisco, Sonora, Veracruz y Guerrero. Es por mucho, el peor arranque de sexenio y una clara muestra de que la estrategia para reducir la violencia extrema en el país no va por buen camino”, comentó Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo.

Ocho de cada diez homicidios son ejecuciones por bandas de narcotráfico y está provocado por una sola causa: el mercado negro de drogas.

“Mientras el gobierno federal siga evadiendo el tema de regulación de drogas como una estrategia para debilitar económicamente a los cárteles, seguiremos viendo tasas muy altas de homicidio en el país. Las mafias de la droga se siguen peleando el territorio con plata y con plomo”, sentenció Roel, “es una guerra contra el Estado de Derecho que colapsa a la sociedad y al gobierno, e impacta negativamente en otros delitos como el secuestro, el robo de autos y la extorsión”.  

“Nos preocupa que el gobierno federal evada su responsabilidad en este tema y pretenda culpar a los estados, intentar resolverlo con más militarización y tratar de salir del paso con mensajes confusos. En lugar de hacer lo correcto que es regular las drogas que tengan mercado negro en el país, fortalecer a las policías municipales, mejorar la coordinación con los estados, aceptar los problemas y, sobre todo, aceptar las soluciones, vengan de donde vengan”, continuó Santiago Roel.

Sigue la nota aquí.