CUERNAVACA, Mor.-17 de diciembre de 2016. “Yo creo en la justicia divina y aquellos que obran mal, les va mal”, con estas palabras un desgastado pero ligeramente aliviado Cuauhtémoc Blanco Bravo, alcalde de Cuernavaca anunciaba la suspensión del juicio político interpuesto en su contra por el abogado Raúl Carrancá y la LIII Legislatura de Morelos.

Previo a esto, en al atrio de la Catedral, donde el ex futbolista instaló la sede alterna del ayuntamiento, se dieron cita el rector de la UAEM, Alejandro Vera; el activista Javier Sicilia, Juan José Arrase, miembros de los 13 pueblos, y de la Coordinadora de Movimientos Morelenses, Juan José Arresé, entres otros actores sociales con algo en común: la desavenencia del gobierno estatal en turno con ellos; su apoyo al Cuau fue externado por el rector en estos términos “bienvenido al club”.

En su momento, el rector dio un discurso donde lamentó la descomposición social en la entidad y los tristes ataques a los que ha sido sometido el edil capitalino por la “mafia” en turno, que está a un paso del fascismo.

La nota aquí.