CIUDAD DE MÉXICO, 13 de diciembre de 2017.- Pablo Gómez renunció al PRD, tras fracasar en que el partido se convirtiera en una “central de negocios políticos sin objetivos nacionales, democráticos y populares, sin principios morales y rumbo”.

“Hoy, ya nada está vigente en ese partido. Sus principios, su programa y su estatuto están abrogados en la práctica. Además, quienes se ostentan como dirigentes son producto de una lícita continuidad de sus mandatos, fenecidos desde el 5 de octubre del presente año. Hay ahí una autocracia”, señaló en un comunicado.

Esa dirección, añadió, absolutamente espuria ha integrado una coalición electoral con Acción Nacional cuyo propósito es llevar al líder del PAN, Ricardo Anaya, a la Presidencia de la Republica.

La nota aquí.