MÉXICO, D.,F., 01 de septiembre de 2014.- A 13 años de haberse puesto en marcha el programa de Pueblos Mágicos, el gobierno federal realizó una evaluación y encontró que 70 por ciento de las 83 localidades enlistadas no cumplen los requisitos que exige ese esquema.

El estudio fue hecho por la Secretaría de Turismo (Sectur), presentado por Milenio, de ahí se desprende que la mayoría de los destinos inscritos en el programa incumplen las exigencias de incorporación y certificación. Ante ese escenario, autoridades federales adelantaron que el programa se reestructurará para consolidarlo y darle mayor potencial.

La dependencia indicó en el documento (del cual Milenio tiene copia) que solo tres Pueblos Mágicos cumplen con 90 o 100 por ciento de los puntos establecidos para ser parte de la estrategia gubernamental; sin embargo, los nombres de esos destinos turísticos no se mencionan en el estudio.

Califica de preocupante el alto nivel de incumplimiento de los temas más importantes y resalta la ausencia de programas de trabajo, proliferación de comercio ambulante y mala imagen de los sitios por anuncios y letreros comerciales.

Otro problema encontrado en esos destinos son los comités de turismo, que son poco operativos, además de una alta concentración en imagen urbana, bajo desarrollo de productos locales y falta de información sobre el impacto que tienen en la localidad.

El programa Pueblos Mágicos se creó en 2001, durante el gobierno panista de Vicente Fox, con la finalidad de diversificar el producto turístico del país y llevar visitantes nacionales y extranjeros a localidades pequeñas de valor histórico.

En la segunda administración panista, con Gloria Guevara Manzo al frente de la Secretaría de Turismo, las designaciones de destinos para ingresar al listado de Pueblos Mágicos se incrementaron al grado que semanalmente se entregaron hasta tres nombramientos, situación que continuó por varios meses.

Algunos de los sitios que se encuentran inscritos en la estrategia gubernamental son Real del Monte, Hidalgo; Taxco, Guerrero; Malinalco, Estado de México; Bacalar, Quintana Roo, Sombrerete, Zacatecas, y Tula, Tamaulipas.

En el análisis de la dependencia federal también se señala que hubo otros factores que perjudicaron al programa de Pueblos Mágicos, como la inseguridad, la diferente visión de estados y municipios sobre esta estrategia turística y la politización de los comités, además de inversión reducida.

“En particular, la inseguridad que se vive en algunos estados y municipios declarados Pueblos Mágicos está lesionando de forma importante su avance como destinos turísticos, de manera particular la afluencia de visitantes y turistas”, detalla la dependencia.

Sobre los recursos que se destinan al desarrollo de cada uno de esos lugares, el promedio de inversión anual estatal mediante convenios de coordinación con el gobierno federal asciende a 3.7 millones de pesos.