El promotor de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio dijo que derivado de dos enfrentamientos en el poblado Xaltianguis hubo un saldo de dos muertos y una herida.

En conferencia de prensa, aclaró que el de la madrugada no fue un ataque a la casa del comandante de la policía comunitaria, Ernesto Gallardo, sino más bien contra los asistentes a una fiesta realizada por familiares de otro integrante de la UPOEG Hipólito García, donde más viviendas resultaron baleadas.

Explicó que llegaron hombres armados del grupo delictivo Los Dumbos, quienes accionaron sus armas. Y más tarde, sobre la carretera, atacaron a un hombre que caminaba junto a su mamá, donde éste murió y la mujer quedó herida; ambos habían asistido a otro lugar y no a la fiesta.

“Anoche hubo un tiroteo en una fiesta, durante esta reacción nos vimos obligados de asumir el control de Xaltianguis otra vez y replegamos un operativo, hoy en la madrugada tuvimos el control, donde hubo una balacera entre las 10:30 y 11 de la mañana, dejando un saldo de un muerto por parte de los delincuentes, estamos tomando el control, estamos esperando que el transcurso de la tarde la gente haga una asamblea para discutir y organizarse y tenga la tranquilidad”, explicó.

El promotor de la UPOEG, señaló que el grupo armado de Los Dumbos, es quien hace unos meses bloqueó la carretera, además de denunciar que varios jóvenes, esposas y niños habían sido detenidos y sacados de sus viviendas, por lo que presume que el ataque armado fue una reacción a las denuncias presentadas por el robo de combustible y de pipas sobre la vía federal.

“Tiene varios meses en Xaltianguis, desde que el gobierno federal anunció el robo de gasolina, denunciamos públicamente el robo de pipas en la autopista, hace unos meses agarramos a tres jóvenes en la parte de Las Mesas, San Juan del Reparo que se encargaban de distribuir gasolina y en su declaración confiesan que los patrones en ese robo de gasolina eran los famosos Dumbos; a partir de entonces que sus intereses fueron afectados, se empezaron a armar y quisieron someter a la población de Xaltianguis para sostenerse y seguir sobreviviendo”, detalló.

Abundó que cuando detuvieron a los tres jóvenes e hicieron la denuncia además de presentar la gasolina robada ante los medios, ninguna autoridad hizo una investigación, incluso aseguró que este fin de semana encontraron vehículos robados que estaban en poder de los delincuentes.

Por otra parte, comentó que hasta el momento en la comunidad de Xaltianguis se cuenta con 100 policías de la UPOEG, quienes fueron enviados desde la Costa Chica, pero subrayó que si se requiere trasladar a más comunitarios, lo harán, ya que cuentan con otros 500 disponibles para salvaguarda a los pobladores.

“Desde la mañana que llegaron los compañeros recorrieron las calles para restablecer el orden, en la mañana se dio este enfrentamiento al cruzar una calle sobre la carretera, ellos dispararon primero porque nuestros policías no pueden disparar por disparar, sólo si hay una agresión tiene que responder, en la tarde se está convocando a una asamblea para que discutan y vean quién va a retomar el orden y nombrar su grupo ellos para que le garanticen seguridad”, sentenció.