ACAPULCO, Gro., 13 de septiembre de 2018.- Damnificados de la zona Diamante del puerto de los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel reprocharon que a cinco años de los hechos, no han sido apoyados por parte de los tres órdenes de gobierno e insistieron en presuntos desvíos de recursos del Plan Nuevo Guerrero, del cual serían beneficiarios.

Los afectados, en su mayoría de la Unidad Habitacional Colosio, realizaron un mitin en el Asta Bandera del puerto, donde señalaron que los drenajes de ese lugar continúan tapados con lodo. Además, indicaron que las autoridades les condonarían los pagos de las casas Infonavit, sin embargo la dependencia los presiona para que paguen el crédito de éstas, pese a que muchas tienen afectaciones.

El presidente de la Coalición de Habitantes Afectados por las Contingencias Ambientales, Arturo Flores Mercado explicó que además de las inundaciones, las casas han sufrido afectaciones por los sismos de septiembre del año pasado. Criticó que el gobernador Héctor Astudillo Flores “no ha tenido el espacio para sentarse con nosotros” para evitar otra tragedia.

Asimismo informó que el 5 de septiembre recibieron un dictamen del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) en donde se dictaminó que existe un 96.4 por ciento de posibilidades de inundación en donde se encuentran asentados.

Reiteró que de los 46 mil millones de pesos destinados para el Plan Nuevo Guerrero, de los cuales 23 mil millones fueron destinados al Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales (Fonden), quedó la mitad faltante y se desconoce de su uso.

Al respecto, informó que le harán llegar el caso al presidente electo Andrés Manuel López Obrador para que se tomen cartas en el asunto.