ACAPULCO, Gro., 24 de abril de 2020.- Las lonas de advertencia del cierre de playas fueron retiradas en los accesos más populares a Revolcadero, en la zona Diamante del puerto.

En cambio, en la entrada más amplia al tramo certificado como sustentable, fueron colocadas piedras que obstruyen el paso de lado a lado de dicha vía, pues por allí entraban cuatrimotos o camionetas a la playa.

A pesar de ello, familias y grupos de jóvenes disfrutaron de una solitaria franja de arena sin ser molestados en la zona de restaurantes, aunque un grupo de marinos acudió a la zona de restaurantes, pues había recibido el reporte de que un vehículo fue abandonado, sin embargo los uniformados comprobaron que los dueños se encontraban nadando.

En un recorrido por Quadratín Guerrero esta tarde, se observaron contrastes en cómo ingresan a la playa, se asolean o surcan las olas las personas.

Del lado de los restaurantes, las familias que llegan en vehículos particulares o en transporte público son recibidas por prestadores de servicios turísticos que ofrecen sillas y sombra cerca de las olas.

En cambio, del lado de los condominios, los bañistas salen de sus edificios, atraviesan las concesiones y tienen el paso libre hacia la playa.

Los bañistas foráneos que decidieron pasar la cuarentena cerca del mar y que se alojan en los opulentos condominios, tienen a su disposición toldos y camastros en las concesiones.

En Costera Las Palmas hay pocos vehículos transitando y el paso de coches es prácticamente inexistente, desde el acceso a los restaurantes de Revolcadero, pasando frente al hotel Pierre, hasta llegar a la entrada principal del hotel Princess, ya que ambas hospederías están cerradas.

La escasa afluencia en ese tramo, fue aprovechada por un hombre para enseñar a su hijo a andar en bicicleta, pues la pluma de acceso a dicho tramo vial es vigilada por policías.