CIUDAD DE MÉXICO, 15 de junio de 2017.- Enrique Metinides tomó sus primeras fotografías de muertos cuando tenía ocho años, y un año después comenzó a verlas publicadas en un periódico. Así lo muestra el documental El hombre que vio demasiado, dirigido por Trisha Ziff y el cual se estrenará este viernes 16 de junio en seis ciudades del país.

El largometraje muestra al fotógrafo mexicano que capturó imágenes de accidentes automovilísticos, avionazos, cuerpos de personas muertas en riñas, e incluso el de una niña que metió su mano a un molino de carne.

Metinides compartió también que sufrió un infarto mientras trabajaba; o que salvó la vida en un pipazo luego de que providencialmente al subir a un edificio, escapó del flamazo; en otra ocasión ayudó a sacar niños de un accidente.

El protagonista de la historia, quien aprendió a tomar fotos empujado por la curiosidad y el negocio de su padre de venta de cámaras, fue el creador de las claves usadas por paramédicos en radiofrecuencia, para evitar que familiares de los accidentados no se enteraran del estado de sus seres queridos.

Así, en lugar de hablar de un cadáver o un atropellado, los paramédicos dicen un Z-1 o un Z-3.

En conferencia de prensa, Ziff, quien dedicó la película a los 160 reporteros y fotógrafos asesinados en México desde el año 2000, dijo que se fijó en Metinides porque es una persona interesante con una gran experiencia.