CIUDAD DE MÉXICO., 1 de febrero de 2017.- La noche de este martes, el teatro cultural Circo Volador en la capital del país sucumbió ante la brutalidad del The Lethal Show, concierto inédito y lleno casi total por el contraste entre las bandas participantes.

Esta edición contó con la técnica inigualable de la banda finlandesa de death metal melódico, Omniun Gatherum, quién visita por primera vez el país azteca; la brutalidad y la crudeza de la experimentada banda sueca, Grave; así como el melodioso metal progresivo folclórico con ritmos del Medio Oriente de la banda estelar israelí, Orphaned Land, la cual celebra 25 años de trayectoria.

Los encargados de abrir el telón fueron los filandeses Omnium Gatherum, quienes con su velocidad, la técnica del prodigioso guitarrista Markus Vanhala y el carisma del cantante Jukka Pelconen, lograron encender las emociones de los metalheads, tocando varios de sus éxitos como Sonic Sign, Frontiers, Soul Journeys, New Worlds Shadows entre otros.

Calentados los motores, como salidos del mismísimo infierno, los veteranos nórdicos de Grave dieron un cambio radical al ambiente tornándolo oscuro con sus voces gruturales, riffs ensordecedores y su lírica anticristiana, de muerte y gore.

La banda, que lleva 29 años de trayectoria, provocó el mosh pit y el headbanging entre los participantes al tocar varios de sus clásicos como Obscure Infinity, Soulless, You’ll never see, Back from the grave, terminado con Into the grave, la cual enloqueció a la mayoría. “Muchas gracias, es bueno estar aquí esta noche”, expresó el bajista Tobias Cristiansson.

Tras la euforia provocada por las dos primeras bandas, los israelíes de Orphaned Land calmaron los ánimos y pusieron al público a aplaudir y brincar con sus canciones, las cuales tienen como premisa la unión entre las religiones abrahamicas, pasajes bíblicos y el cese de la guerra en la Franja de Gaza.

La encargada de iniciar el espectáculo fue Ocean Land, seguida de All Is One, canción homónima de su reciente material discográfico. “A la siguiente noche veo una sombra y ambos disparamos en el nombre de Dios” fue parte de la letra de Let the truce be know, en la que el cantante Kobi Farhi simuló sostener un rifle y disparó al cielo. Building the ark y Birth of the three fueron las canciones que sonaron del disco Mabool.

En el intermedio, Kobi Farhi no dejó pasar la oportunidad para mostrar su solidaridad con México ante los problemas diplomáticos que tiene con Estados Unidos. Asimismo, pidió dejar de lado la política, ante las declaraciones del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu a favor del muro de Donald Trump, lo que ocasionó varias mentadas de madres para Netanyahu, y expresó que ante estos problemas es mayor la hermandad entre México e Israel.

Este discurso, dio paso a su siguiente sencillo, Brother, para después continuar con Sapari con baile belly dance incluido. Las encargadas de cerrar el espectacular show, pasada la media noche, fueron In thy never ending way y la clásica Norra el norra.