CIUDAD DE MÉXICO, 1 de mayo de 2017.- En el año 2016, el área cultivada de amapola en México llegó a las 22 mil hectáreas por lo que Estados Unidos ha invertido miles de millones de dólares con el fin de combatir el crimen organizado y el tráfico de drogas, mediante la Iniciativa Regional de Seguridad para América Central (CARSI por sus iniciales en inglés) en nuestro país.

De acuerdo con un análisis de la fundación Insight Crime, en los últimos años, una gran parte de estos recursos se han destinado a fortalecer la capacidad institucional y otras formas alternativas de ayuda, lo que muestra un cambio con respecto al enfoque militarista como el principio rector de estos paquetes de ayuda en países como México y Colombia.

Sin embargo, este Centro de Investigación de Crimen Organizado señala que “el péndulo podría inclinarse hacia otro lado bajo la administración Trump, que está reevaluando la cantidad y la naturaleza de este tipo de ayudas.”

La nota aquí.