ACAPULCO, Gro., 11 de mayo de 2017.- El gobernador Héctor Astudillo Flores informó que tras el enfrentamiento en San Miguel Totolapan, “actuaremos con la fuerza del Estado y con todo el rigor de la ley”.

En conferencia de prensa, Astudillo Flores indicó que desde que se tuvo conocimiento de los acontecimientos ocurridos en la comunidad La Gavia, donde ocho personas fueron asesinadas y cuatro más resultaron heridas, se han iniciado las investigaciones correspondientes bajo el respaldo de las instituciones federales y estatales, para salvaguardar a la población.

El gobernador puntualizó que ordenó al secretario de Seguridad Pública, Pedro Almazán y al fiscal Xavier Olea Peláez proteger la vida de las personas y restablecer la normalidad en las comunidades afectadas de ese municipio de la región Tierra Caliente.

Por lo anterior, se reforzó un dispositivo donde participan el Ejército, la Marina, la Policía Federal y del Estado.

Asimismo indicó que la última información que se tiene, es que ya se realizaron las diligencias en San Antonio La Gavia por parte de la Fiscalía y expresó que los efectivos del Ejército, que se encontraban en la cabecera municipal de San Miguel Totolapan, por prudencia se replegaron a Santa Ana del Águila.

“Promovido por la delincuencia organizada, en este momento, se establecieron dos bloqueos; un bloqueo en la Cabecera y un segundo bloqueo en Poliutla”, apuntó.

El mandatario insistió que la violencia en dicho municipio es por la confrontación entre el grupo criminal encabezado por El Tequilero y otro por El Pez, quienes han construido apoyos al servicio de sus respectivos intereses, ante lo cual remarcó que “no permitiremos que estos sujetos y sus cómplices actúen con impunidad”.

Detalló que con el fin de que el personal de la Fiscalía cumpla con la objetividad de su misión y sin riesgo de posible vinculación con la delincuencia, se acordó la rotación de todo el personal asignado en Tierra Caliente.

Astudillo Flores sostuvo que el gobierno del estado actúa con una disposición al diálogo, pero “la tolerancia asumida para evitar confrontaciones violentas tiene un límite establecido por la ley, y cuando éste se trasgrede debemos actuar con determinación, en el marco del respeto a los derechos humanos”.