OAXACA, Oax., 25 de junio de 2016.- Integrantes de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) confirmaron el deteriorado estado de salud que presenta el dirigente de esa organización gremial, Rubén Núñez, quien permanece recluido en el penal de alta seguridad de Hermosillo, Sonora.

El delegado de la asamblea nacional representativa de la Sección 22 ante la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, (CNTE), César Martínez señaló que el profesor padece de diabetes e hipertensión arterial.

“El estado de salud de nuestro dirigente es delicado y las condiciones en que lo tienen detenido son inhumanas, como enemigo de estado. A pesar que sabían que se encontraba mal de salud lo golpearon y no le ofrecen atención médica. La información que se dio sobre su liberación fue para desestabilizar el movimiento y generar un clima de incertidumbre”, dijo.

Sigue la nota aquí.