Picudos en Acapulco

Marcial Rodríguez Saldaña, jefe de Morena en Guerrero, nos explica las razones por las que la Universidad Autónoma de Guerrero otorgó en el Centro de Convenciones de Acapulco, el 5 de abril de 2019, el Doctorado Honoris Causa a MIS ADMIRADOS AMIGOS Ifigenia, Porfirio y Cuauhtémoc y me tomo la libertad de seleccionar algunos párrafos esenciales de su artículo:

“Este viernes 5 de abril, el H. Consejo Universitario de la Universidad Autónoma de Guerrero celebra una ceremonia solemne en Acapulco, para otorgar el Doctorado Honoris Causa a la senadora Ifigenia Martha Martínez y Hernández, al Lic. Porfirio Muñoz Ledo, Presidente de la Cámara Federal de Diputados y al Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano:

Honrar a las mujeres y hombres que se destacan en cada sociedad es un acto de justicia, de nobles y buenas costumbres en razón de que se valora el esfuerzo, el talento de quienes con sus virtudes ilustran con su ejemplo a las generaciones del presente y del futuro. Reconocer las cualidades de nuestros semejantes enaltece la fraternidad y la solidaridad frente al egoísmo, la envidia, la hipocresía, la avaricia, el odio, la vanidad, la ambición, la injuria, la calumnia, la denostación y la mezquindad, que son formas de degradación humana (…).

El Doctorado Honoris Causa es una distinción que otorgan las universidades a personas que realizan contribuciones relevantes a la sociedad, sea en el campo de la ciencia, del arte, la cultura y a la vida pública. En este caso, se trata de reconocer las aportaciones significativas a la transición política-democrática de la nación de tres personajes que han jugado un papel decisivo, en este proceso como son Ifigenia, Porfirio y Cuauhtémoc (…).

La formación de la Corriente Democrática, fue el cisma que eclipsó el sistema político autoritario mexicano. La elección presidencial de 1988 fue el momento electoral que permitió canalizar el impulso democrático popular acumulado durante décadas. Es aquí, en estos momentos decisivos en la historia política de nuestro país en donde Ifigenia Martínez, Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas y muchos más demócratas jugaron un rol determinante en la transición política democrática que hoy se apresta a un cambio de régimen político. La importancia de fracturar al régimen de los hoy homenajeados, de tomar una decisión sin nada a cambio, de arriesgar sus proyectos políticos personales por un proyecto democrático de la nación es lo que vale”.

ES EL COLMO QUE SEA FORBES QUIEN INFORME

La revista mundial es la que NOS informa esta semana que PEMEX cumplió lo prometido: EL LITRO DE GASOLINA MAGNA BAJÓ, pero los gasolineros se embolsaron 1.50 pesos por litro para seguir robando a los mexicanos y desacreditar a la nueva paraestatal que apenas está saliendo del hoyo en el que la dejó el entreguismo SALINISTA. Es vergonzoso, chayoteros, que una noticia importante para millones de consumidores y para la economía nacional surja de una fuente extranjera.

Dice la revista Forbes: “Petróleos Mexicanos (Pemex) detuvo la caída de su producción petrolera durante el tercer mes de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). El gigante energético produjo mil 701 millones de barriles de crudo diarios, 4.8 por ciento más frente a los mil 623 millones de barriles en enero, de acuerdo con sus indicadores petroleros. Por tipo de crudo, Pemex extrajo mil 76 millones de barriles de petróleo crudo pesado, 484 mil barriles de ligero y 142 mil barriles de súper-ligero. Por bloques, en aguas someras extrajo mil 399 millones de barriles, 214 mil en el bloque sur y 88 mil barriles en el norte”.

PEMEX BAJÓ LA GASOLINA, PERO…  

La rabia por el impresionante triunfo de AMLO ha amainado entre los fifís y anexos. Algunos, entre los que se toman el tiempo de escucharlo sin mala leche en las conferencias de prensa matutinas por el canal 14 de TV, se van convenciendo de que tenemos un presidente de verdad. Pero otros siguen frenéticos porque se les “tocó el bolsillo” y no podrán seguir robando como lo hacían impunemente en anteriores gobiernos.

“Pemex anunció que ajustaba a la baja el precio de la gasolina Magna (la de mayor consumo y más bajo octanaje) al cobrar un menor porcentaje del IEPS (Impuesto Especial de Productos y Servicios), con lo cual el litro debe costar 1.50 pesos menos”. Pero simplemente las gasolineras NO BAJARON EL PRECIO DE LA GASOLINA y se embolsaron lo que iba dirigido a los consumidores.

Javier Mendoza Aubert dice: “Así que solo a aquellas personas que sus simpatías políticas les impide ver lo evidente, pueden sostener que no se ha logrado nada en los tres primeros meses de este Gobierno (…). Por desgracia, debido a la ‘reforma energética’, el propio Pemex y el Estado ya no fijan ni controlan el precio de las gasolinas, sino que es la ‘demanda’, es decir los distribuidores y expendedores de gasolina, quienes por la oferta y la demanda fijan dicho precio.

Por esta razón, no obstante que la gasolina Magna vendida a ellos a 1.50 pesos más bajo, muchos de estos gasolineros no repercuten el ahorro, sino que se lo embolsan, y siguen cobrando exactamente lo mismo. Algo deberá hacer la paraestatal petrolera y el gabinete energético de AMLO para meter en cintura a estos bellacos insaciables, en tanto se echa para abajo la reforma energética o por lo menos se reajustan sus partes más entreguistas y perniciosas”.

[email protected]