TIXTLA, Gro., 3 de mayo de 2018.- La comunidad indígena  de Omeapa en este municipio, se convierte cada 3 de mayo en un escenario de alegría: los pobladores bailan, beben y se bañan en mezcal con el único propósito de rendir homenaje a la Santa Cruz, para tener un buen temporal de lluvias y en consecuencia abundantes cosechas.

Con aportaciones voluntarias en un sistema comunitario, los habitantes de Omeapa y de comunidades vecinas, entran en cabalgata rumbo a la iglesia de San Juan Bautista situada en el Centro de esa localidad, donde le ofrecen honores a La Cruz.

De acuerdo con vecinos de Omeapa, la tradición se transforma cada año, pero la idea es acudir a los cuatro puntos cardinales donde se ubican las cruces, llegar caminando atravesando cerros y laderas hasta alcanzar la cima. Ahí, se deben limpiar las cruces, adornarlas con flores y papel, ofrecerle rezos, velas, incienso de copal, baile, comida y mezcal, que también deben consumir los asistentes, además de ofrecer dulces a los niños y regalos para los adultos que son lanzados de los carros alegóricos.

Lo destacable de esta celebridad es la Danza del Mezcal, que se baila al ritmo del Son del Chiquihuite, una pieza musical que interpreta la banda de viento. El baile se desarrolla en el patio de la capilla; hombres, mujeres y niños participan cambiando de mano en mano a un guajolote vivo, una canasta llena de flores y lanzan litros de mezcal al aire.

La cantidad de mezcal que se lanza al aire es incierta, pero este 3 de mayo se calcula que fueron aproximadamente 100 litros de mezcal con el que se bañaron. La razón de lanzar mezcal al aire y que moje a los asistentes, es representar la lluvia. Entre más mezcal se arroje, más lluvia caerá. Según la creencia de los pobladores. Esta bebida alcohólica es un destilado de maguey que abunda en Omeapa, las cinco fábricas de mezcal que existen en esta comunidad producen más de 10 mil litros de mezcal al año, el cual se oferta en comunidades de Tixtla, Chilapa, Mártir de Cuilapan y Quechultenango.

La fiesta de la Santa Cruz con el baile del mezcal, data desde hace más de 60 años. No existe fecha precisa de su origen, aunque tampoco se ha dejado de realizar en Omeapa, una comunidad indígena nahua donde nacieron tres de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala: Joshivani Guerrero de la Cruz, Everardo Rodríguez Bello y Emiliano Alen Gaspar de la Cruz.