ACAPULCO, Gro., 25 de octubre de 2020.- Más de 50 asistentes a una fiesta en un pequeño restaurante de la playa Manzanillo desacataron las medidas sanitarias y los llamados de una decena de policías municipales que los conminaron a retirarse.

Desde las 7 de la noche acudieron hasta dos patrullas de la Policía Turística para disolver el convivio en un reducido espacio, pero hasta después de las 9 aún continuaba, con todo y la presencia policiaca.

Al mismo tiempo, un numeroso grupo de turistas burló la clausura de la playa del lugar, que hasta la misma hora estuvo llena de bañistas.

La playa Manzanillo aún conserva una lona con la leyenda de clausura, pero los visitantes han encontrado la manera de violar la disposición.