ACAPULCO, Gro., 15 de noviembre de 2019.- La presidenta del puerto Adela Román Ocampo deslindó a su gobierno por el problema de delincuencia organizada en Xaltianguis, pues dijo que no es el gobierno municipal, la instancia a la cual debieron acudir los habitantes desplazados, cuando se detonó la violencia por la presencia de grupos confrontados por el control de territorio.

“La política de prevención del delito, de cercanía, de proximidad social que le corresponde al Ayuntamiento es muy clara, está muy bien definida en el 115 constitucional, en el 21 constitucional; nosotros no podemos investigar delitos, nosotros no podemos perseguir delitos, nosotros no tenemos la autorización legal para integrar carpetas de investigación, no nos toca condenar. Es otra la función, pero a la gente hay que explicárselos”, expuso Román Ocampo.

Declaró también que habrá presencia permanente de la Guardia Nacional (GN) en ese poblado, pues los habitantes así lo pidieron y tienen “mayor confianza” en las instituciones de la federación.

Indicó que “no termina de integrarse la Guardia Nacional con las policías municipales de todo el país” y negó que exista desconfianza en la policía de Acapulco.

La violencia en ese poblado, dijo, es un caso “muy especial” pues no sólo hay civiles armados, sino que hallaron “muchas cosas que competen al ámbito federal y otras que están fuera del ámbito del fuero común”.

En declaraciones después de la inauguración del conversatorio Sentencia Campo algodonero, que se desarrolló en el Centro de Convivencia Familiar Supervisada (Cecofam), la alcaldesa mencionó que durante su próxima visita a Ciudad de México, ella y otros alcaldes se reunirán con secretarios de Estado y, sin precisar una cifra, indicó que presentará un “catálogo de necesidades” que deben ser atendidas para beneficio de la población.

Román Ocampo anunció, luego de una serie de enfrentamientos y bloqueos carreteros en Xaltianguis, que acudirá el próximo sábado una brigada integral para sus habitantes.