ACAPULCO, Gro. 20 de diciembre de 2014.- El director general de Proximidad Social de la división Gendarmería, Raúl Campos Espinosa, en reunión con integrantes del Consejo Municipal de Participación Ciudadana para la Seguridad Pública lamentó los asesinatos en Acapulco de los últimos dos días, pero sostuvo que “son situaciones que a veces están fuera del alcance de cualquier autoridad y no podemos tener la varita mágica y estar en 10 puntos a la vez para prevenir la violencia”.

 

En la reunión del consejo, a la que llegaron apenas 14 personas según recoge El Sur de Acapulco, Campos Espinosa explicó que el objetivo de la Gendarmería es buscar el acercamiento a la sociedad para conocer de ellos cuáles son los problemas que les afectan, y con la información que puedan reunir diseñar una estrategia y atacarlos.

 

En el caso de Acapulco su presencia es para la reactivación del turismo, la protección de los municipios económicos y la protección de las fuentes de empleo.

 

Indicó que para ello hay estrategias y “nuestra presencia obedece a que el turista se dé cuenta de que está seguro en el puerto independientemente de los últimos hechos”, en referencia a los asesinatos del martes y miércoles.

 

De lo sucedido, dijo que es lamentable pero que a veces “está fuera del alcance de cualquier autoridad”. Agregó que “no podíamos tener la varita mágica y estar en 10 puntos a la vez, no es posible. Sabemos la problemática en cuestión de delincuencia organizada que existe en Acapulco porque tenemos un diagnóstico y se está atacando de manera paulatina”.

 

“La operación comenzó con el ‘efecto onda’ y se inició en la Costera con actividades de vialidad; nos está sirviendo a toda la ciudadanía para tener un tránsito más ágil de un punto a otro”, precisó Campos al inferir que ahora se extendieron a la parte alta de las colonias donde se realizan operaciones las 24 horas del día, que se patrulla tanto a pie como en vehículos y se da cobertura a 80 colonias de las más conflictivas como El Coloso, Ciudad Renacimiento, Emiliano Zapata y Pie de la Cuesta.

 

Campos Espinosa aseguró que se han dado resultados satisfactorios como es el decomiso de armas, vehículos robados y se han llevado a cabo detenciones en poco tiempo. Dijo a los presentes que todo es cuestión de tiempo y que se busca que la ciudadanía empiece a confiar de nuevo en las autoridades para que vean que no todo está perdido, “pero sí se necesita que cada quien haga lo que le corresponde”.

 

Uno de los presentes le preguntó cuánto tiempo va a estar la Gendarmería en Acapulco, a lo que respondió: “el tiempo que sea necesario, que Acapulco se recupere y tenga una policía capacitada”.

 

Leer más en El Sur de Acapulco