AYUTLA, Gro. 17 de diciembre de 2014.- Tras mantener cerrada la carretera por espacio de seis horas, autoridades de 70 comunidades mixtecas y tlapanecas, de Ayutla de los Libres, liberaron la vialidad y acordaron con el comandante de la 27 Zona Militar establecer una mesa de diálogo en Acapulco.

 

Tal y como reporta Milenio, fue casi a las 19:00 horas comisarios municipales y ejidales, así como los representantes del Movimiento Popular Guerrerense (MPG), cetegistas, padres de familia y el comandante de la 27 Zona Militar, el general Mario Lucio González Blanco, acordaron que se levantara el bloqueo y reunirse en Acapulco.

 

Los manifestantes exigen el retiro de los retenes de las comunidades y de las carreteras, además de la salida de un cuartel del Ejército mexicano, ubicado a la vera de la carretera interestatal.

 

Eran alrededor de tres mil integrantes del Movimiento Popular Guerrerense MPG, los que marcharon por la carretera interestatal Cruz Grande- Ayutla con el objetivo de pedir el desalojo de las fuerzas castrenses, no obstante, ello se busca a partir de un diálogo y que de forma pacífica, pues se afirma que los militares “nada tienen que hacer cuando el municipio de Ayutla ya es seguro”… sin mencionar que los lugareños tienen tomada la alcaldía y buscan establecer un consejo ciudadanos al suprimir los comicios de 2015.

 

Fue desde las 13:25 horas que manifestantes cerraron la vía para marchar a lo largo de dos kilómetros hasta llegar casi al cuartel militar, donde decenas de solados los esperaban sobre la carretera.

 

Cerca de las 16:00 horas hizo acto de presencia el comandante de la 27 Zona Militar, Mario Lucio González Cortés, quien señaló no poder movilizar a los elementos castrenses fuera de Ayutla y mucho menos dejar sólo el cuartel, “tendrían que hacerlo llegar al gobernador Rogelio Ortega o al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto. No estamos aquí por gusto ni por capricho, son órdenes superiores y las acatamos”, lo que provocó se instalara un plantón sobre la carretera.

 

“Es cierto que el Ejército y sus elementos pueden apoyar en las labores de seguridad pública, pero debe ser solicitada por las autoridades y en Ayutla no lo han solicitado, así lo dijeran las autoridades civiles. Además los retenes en las carreteras son ilegales, y se ha demostrado que no sirven para nada, por eso tenemos nuestras organizaciones comunitarias, explicó Luis Salgado Leyva, maestro y activista del Movimiento Popular Guerrerense.

 

Leer más en Milenio