ZIHUATANEJO, Gro., 29 de agosto de 2019.- La Segunda Sala del Alto Tribunal de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en Ciudad de México, desechó el recurso de apelación que familiares del ex director de Policía y Tránsito, Arturo ‘El Negro’ Durazo, interpuso para revertir la expropiación de la mansión conocida como El Partenón, ubicada en la playa La Ropa de este destino turístico, con la pretensión de recuperarla.

Los ministros confirmaron el acuerdo del presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, por el cual desechó por improcedente el recurso de revisión que en su momento presentaron contra la sentencia de un Tribunal Colegiado del Estado de Guerrero, que avaló la expropiación de dicho inmueble.

Francisco Arturo Durazo Garza, hijo y albacea de las sucesiones testamentarias de El Negro Durazo y su esposa Silvia Garza Sáenz, exigió que se revirtiera la expropiación que en 1989 llevó a cabo el gobierno de Guerrero, sin embargo, tras un largo camino jurídico que inició hace 30 años, la Segunda Sala del Alto Tribunal determinó que el asunto es cosa juzgada y desechó el recurso.

De esa manera El Partenón queda en manos del gobierno de Guerrero, después de un largo litigio promovido por la familia Durazo desde 1989, y en cuyas etapas el inmueble construido estilo grecorromano, sentado en 17 columnas de cantera y pisos de mármol, ya había quedado en poder del gobierno de Guerrero, pero ante la apatía de los gobiernos en turno para darle uso, el litigio era revivido. Ahora la sentencia de la Suprema Corte de la Nación es contundente e inapelable.

El inmueble, que pretendió ser una réplica del templo de Atenea en la Acrópolis de Grecia, fue edificado como un monumento a la corrupción en México a finales de los 70 y principios de los 80, cuando era presidente de la República, José López Portillo, compadre de Arturo Durazo, en una superficie de 10 mil metros cuadrados (una hectárea), cuyo terreno y permisos de construcción fueron donados en el gobierno municipal de Armando Federico.

Además de una discoteca giratoria, un pasadizo subterráneo que conectaba desde el edificio hasta playa La Ropa, una alberca, diversas figuras de bronce, cuatro recámaras con camas colgantes, cuadros y murales, en el centro de la mansión fue colocada una escultura de un sátiro, un ser de la mitología clásica que habitaba en los bosques y que se representa con cuernos, el cuerpo cubierto de vello, rabo y las patas de macho cabrío. Esta figura de más de dos metros, al igual que todos los objetos de valor, fue robada, quedando la sospecha entre los gobiernos municipales y estatales en turno, quienes hasta la fecha son quienes vigilan y resguardan a El Partenón.